Después de pasar un par de meses intentando consolidar las subidas de comienzos de año, Indra y Realia se han visto encasilladas en un lateral del que no consiguen escapar. Los intentos de escape se quedan en meros rebotes. Mientras, Ebro Foods, se viene abajo al intentar superar la directriz bajista, empeorando aún más su aspecto.

Apúntese a nuestras alertas de cambio de ciclo bursátil

INDRA

Tras subir incansablemente desde julio de 2012 hasta abril de este año, Indra tropeó y descendió entre abril y julio de este año, pero en los dos últimos meses el valor ha lateralizado su movimiento digiriendo los niveles. Actualmente se mueve en un lateral entre los 10,50 y los 12 euros. Cualquier movimiento de subida desde la base será considerado como un mero rebote hasta que rompa la parte alta. De hecho, Indra rebotó en agosto desde niveles cercanos a la base pero, este mes, al llegar a resistencia, se volvió a venir abajo e, incluso acumula seis sesiones consecutivas en negativo para tantear de nuevo el soporte. De hecho, el RSI marca niveles de sobreventa, lo que podría adelantar otro rebote.

indra



EBRO FOODS
La situación de largo plazo de Ebro Foods es bajista desde noviembre de 2013 y, además, en junio de este año se pronunció aún más. A partir de agosto las ventas parecieron dar un respiro a Ebro Foods y el precio comenzó a lateralizarse, pero hace una semana, cuando intentó superar la directriz bajista acelerada no lo logró. Se dio la vuelta bruscamente ante la resistencia de los 15,80 euros y actualmente podría ir a visitar los mínimos anuales en 14,85 euros, lo que le confiere una clara señal bajista.

ebro foods



REALIA
Realia comenzó el año despertando. Desde los 0,75 euros con los que puso un pie en 2014, no paró de revalorizarse hasta los 1,65 euros. El atracón de subida del 120% en medio año tuvo sus consecuencias y en julio el precio se vino abajo, pero en agosto la sangría frenó en agosto para lateralizar el movimiento entre los 1,10 y 1,30 euros. Este lateral está ayudando a Realia a consolidar las revalorizaciones de principios de año. La semana pasada intentó rebotar para romper la resistencia de los 1,20 euros por la que pasaba la directriz bajista que partió de los máximos del año, pero no lo logró, por lo que este movimiento puede calificarse únicamente de un rebote.

realia