Morningstar Italy, el destacado proveedor de análisis de inversión independientes, ha analizado en un reciente estudio las estrategias utilizadas por los fondos de renta variable internacional de elevada capitalización de gestión activa de mayor éxito. La conclusión es que las estrategias activas-defensivas generan resultados superiores a los que se obtienen con enfoques de gestión activos-agresivos o pasivos.


Múnich, 23 de abril de 2012 – Los gestores de fondos obtienen mejores resultados a largo plazo empleando estrategias de inversión activas-defensivas. Esta es la conclusión a la que ha llegado un reciente estudio elaborado por Morningstar Italy. El estudio tenía por objeto identificar las características que definen a los gestores que administran con éxito fondos de renta variable de gestión activa. A tal efecto, Morningstar examinó más de 1.300 fondos de inversión de renta variable de elevada capitalización de toda Europa con historiales de resultados de al menos diez años. Todos los fondos fueron analizados con el propósito de determinar si sus gestores habían sido capaces de generar excesos de rentabilidades (alfa) con respecto al índice de referencia MSCI World, protegiendo simultáneamente a sus carteras en condiciones adversas de mercado.

90 fondos con rentabilidades consistentes

En total, 736 de los fondos analizados obtuvieron rentabilidades positivas en el conjunto del período comprendido entre octubre de 2001 y octubre de 2011. De ellos, 90 generaron consistentemente rentabilidades positivas. En todos los períodos de observación (1, 2, 3, 5 y 10 años), estos fondos se situaron en el quintil superior de los de su clase. Se descubrió que las estrategias defensivas (esto es, los fondos con una beta inferior a 1) rindieron, en promedio, por encima de las estrategias pasivas (beta = 1) y agresivas (beta > 1). La beta de una cartera es un número que indica la relación existente entre las rentabilidades que dicha cartera registra durante las fases alcistas y bajistas de mercado y un determinado índice de referencia. Morningstar utilizó otro indicador, el denominado downside capture ratio (ratio de captura bajista), al objeto de medir la capacidad de los gestores para proteger sus carteras durante las fases bajistas. Los gestores con downside capture ratio particularmente destacados fueron también los que generaron las rentabilidades anuales totales más elevadas. Al mismo tiempo, sus fondos fueron los que presentaron un menor riesgo bajista en términos de desviación semi-estándar.

“Este estudio viene a demostrar que los enfoques de gestión activa dan mejores resultados que las estrategias pasivas. Especialmente en momentos de volatilidad, las estrategias defensivas (como la que DJE Kapital AG aplica en nuestro fondo de inversión internacional Gamax Funds Junior) se revelan particularmente fructíferas cuando se trata de generar alfa respecto al conjunto del mercado”, explica Furio Pietribiasi, Presidente del Consejo de Administración de Gamax Management AG.