El selectivo español arranca el día con descensos del 0,76% hasta los 9.276  puntos. La situación en los mercados europeos sigue siendo similar a la que habíamos visto hasta el momento, con una falta de volumen bastante acusada por las fechas en las que nos encontramos, pero en este caso ha pesado bastante el comportamiento que hemos visto al otro lado del Atlántico, donde Wall Street en el día de ayer terminó con bajadas en una sesión en la que la recogida de beneficios cada vez fue mayor a medida que se acercaba el cierre. No se esperan especiales referencias.
 
Al igual que sucedió durante la última fase del verano, la falta del volumen de operatividad se erige como principal protagonista en las dos sesiones que restan para cerrar el ejercicio. Un par de jornadas que pueden llevar a que el Ibex 35 finalmente termine el año cotizando en positivo o que lo haga en negativo, como ha sido así durante el resto del año. Y es esta última posibilidad la que cobra más fuerza, puesto que esta apertura insufla más pesimismo. Se espera un día de transición.

Sin embargo, esto no va a impedir que este mes de diciembre se haya registrado un comportamiento absolutamente alcista. Tanto que es el último mes del año en el mercado español que más alzas se han registrado desde 1996. La revalorización de más del 7% hasta ahora provoca que haya más maquillaje, después de un año en el que recordemos que hemos tenido episodios turbulentos como el que se produjo con el Brexit.

Recordemos que llevamos muchas semanas de subidas una vez conocido el resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y que se ha basado prácticamente en expectativas pero no en realidades. No es culpa del nuevo presidente porque todavía no ha tomado posesión del cargo y tampoco ha podido mover ninguna ficha, pero el mercado ha subido demasiado rápidamente como para poder mantener ese ritmo sin realidades encima de la mesa que puedan sostener las apreciaciones y valoraciones del mercado.

Uno de los puntos a tener en cuenta de ahora en adelante es el comportamiento del mercado inmobiliario con la fuerte subida de tipos de interés que hemos tenido desde la celebración de las elecciones en Estados Unidos. Ayer conocimos el primero de los datos del mes de noviembre que consiste en la venta de viviendas pendientes de escriturar, dándonos una sorpresa negativa pues se esperaba un incremento del 0,5% y nos ha dejado un descenso de -2,5%. El mercado no ha tardado en reaccionar y ha puesto los ojos en el encarecimiento de las hipotecas, algo que ha servido de excusa para recoger algo de beneficio antes de que termine el año.

Un punto negativo en el día de hoy es la cifra del Instituto API que intenta prever las reservas semanales de crudo que conoceremos en el día de hoy. En este caso, creen que los inventarios han subido 4,2 millones de barriles cuando más o menos se espera un incremento de 1,4 millones, así que está justificada la bajada del precio del crudo de referencia en Estados Unidos del -0,41% situándose en los 53,84 $. Eso no quita para que el mercado siga esperando como agua de mayo la entrada en vigor de los recortes de producción anunciados por la OPEP y algunos productores fuera de la organización el domingo que viene.

Hoy es la penúltima sesión de 2016, así que el bajo volumen seguirá siendo uno de los principales factores del día. Dentro del culebrón de los bancos italianos, Monte Dei Paschi sigue suspendido de cotización y a esto mismo se ha referido el ministro italiano de economía que espera que vuelva a cotizar cuanto antes porque el fondo de 20.000 millones para los bancos en problemas se ha hecho precisamente para dar tranquilidad a los inversores.

Algo a tener en cuenta dentro del futuro del Ibex 35, del europeo y del alemán, es que a 30 minutos ayer acabamos perdiendo la media de 200 en este plazo en los tres, por lo que debemos estar atentos ahora mismo a algún rebote para confirmarla como resistencia ya que nos hemos metido en sobreventa:

Dentro de los valores más destacados, solo se encuentran dos valores en positivo. El que más sube de todos es Aena, con un avance de casi medio porcentual; mientras que Repsol está prácticamente plano empujado por el comportamiento que está teniendo el petróleo durante este comienzo de la mañana.

Sin embargo, por la parte de las caídas vemos acciones como Merlin Properties, Enagás o Cellnex, que se dejan durante este inicio de sesión en torno al punto porcentual.