Los mercados están tranquilos. “La subasta del BCE ha tenido ese efecto relajación, los datos americanos van bien, en China empieza a verse algo de luz, el crédito de los grandes bancos ha comenzado a crecer con fuerza. Las importaciones empiezan a crecer pero está el año chino de por medio y hay que esperar porque hay cierta distorsión, lo único que Europa sigue renqueando”, reconoce José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney
España, estamos en el área equivocada porque exportamos 2/3 a los socios europeos. “Se han visto datos como las ventas de coches: Francia recorta una 20% la ventas de coches, Polonia un 15%... lo que explica bien el sentimiento del consumidor europeo”. Las perspectivas para Europa son negativas y España está metida en restricción del crédito y austeridad fiscal.

Al final, nuestro país “depende mucho del escenario de fuera, no tenemos mucho margen dentro de España de política económica. Estamos en máximos en el barril de crudo, que se junta a la sequía – aumenta la perturbación- y tenemos que ver qué pasa con las exportaciones europeas”. Este experto está más en el lado de que las sorpresas vendrán por el lado negativo por lo que sería prudente con 2013.

En el ladrillo y la burbuja financiera nos hemos equivocado y nos llevará tiempo, “sobre todo en el sector financiero. Además tenemos otra España que por méritos propios hemos llegado a la renta media de los socios europeos pero una crisis tan fuerte hace que la sociedad esté desconcertada”. Es difícil que un ciudadano normal pueda estar tranquilo pero “el estado de ánimo es el destino”.