Con el resurgimiento del riesgo soberano, los inversores se enfrentan a un dilema: favorecer las clases de activos de bajo riesgo/bajo retorno, u optar por exponerse a las inversiones de mayor riesgo y estar sujetos a una volatilidad creciente.

En el contexto actual, y en ciertas condiciones, el mercado de crédito puede ofrecer una solución atractiva. Las emisiones corporativas de calidad (Investment Grade, ≥ BBB-, en la escala de S&P) y la más alta calidad del segmento high yield (high-yield o especulativo < BBB-) proporcionan menos volatilidad que otras clases de activos de riesgo mientras que ofrecen retornos atractivos. Durante los últimos 10 años los bonos high yield denominados en euros han ofrecido retornos anualizados en la región del 8% con una volatilidad del 6 %.

Hay otros factores que también hacen del mercado de crédito una opción atractiva. Mientras los fundamentales de las compañías permanecen sólidos, los altos flujos de caja y los balances saneados señalan que las compañías pueden hacer frente a próximos vencimientos. Además, las publicaciones de los beneficios en el primer trimestre han satisfecho o en algunos casos superado las expectativas.

La ausencia de tendencias bien definidas insta no obstante, a tener más precaución y está empujando a los inversores hacia soluciones de inversión que generan rendimientos recurrentes. Los fondos de vencimiento a plazo fijo son particularmente apropiados para el entorno actual. Estos tres factores, la salud financiera de los emisores privados, una inflación contenida y altos rendimientos hasta el vencimiento, coinciden actualmente para hacer estos fondos atractivos. Frente a este escenario, Edmond de Rothschild Investment Managers ha elegido lanzar Edmond de Rothschild Millésima 2018.

Las características diferenciadoras de Edmond de Rothschild Millésima 2018:
- Una cartera de bonos corporativos denominados en euros, emitidos por compañías industriales y financieras. Hasta el 100% de la cartera puede estar invertida en emisiones de calidad con grado de inversión, mientras que las emisiones high yield están limitadas al 50% de los activos netos del fondo. Estos bonos están emitidos por países de la OCDE, el G-20, el Mercado Común Europeo y los países de la Unión Europea.
- Un fondo Buy & Hold diseñado para mantenerse hasta que alcance el vencimiento
- Una fecha de vencimiento fijo: octubre de 2018
- Un análisis en profundidad de los emisores que constituyen la cartera
- La cartera no invierte en bonos convertibles, activos de titulización o deuda subordinada financiera
- Se da una atención particular a la diversificación sectorial y geográfica.