Hay verdades universales que no lo son, o que dejan de serlo. Y eso en el mundo de las inversiones, sobre todo cuando afecta a nuestra cartera puede resultar todo un desastre. Durante los últimos 35 años el mundo ha vivido el mercado alcista más largo de la historia de la renta fija. Si usted mismo o su gestor le recomendaba comprar un fondo de bonos, eso implicaba un cupón con una rentabilidad decente durante un largo periodo de tiempo.
 
Como en cualquier mercado alcista, durante estas últimas tres décadas, los bonos que usted tenía en su cartera tendían a reducir las rentabilidades, con lo que muchas veces –la mayoría-, los gestores no mantenían esos títulos en cartera, sino que iban haciendo trading y amasando beneficios. Si no lo hacían, solo tenían que esperar al vencimiento.

Históricamente los bonos se han asociado a la inversión adecuada para un ahorrador con un perfil conservador o moderado. Y ese, sin ningún tipo de duda, es el inversor español. No hay encuesta de gestora de renombre que se precie que no lo deje claro; el apego de los ahorradores de nuestro país a los bonos no tiene parangón con los países de nuestro alrededor. Pues bien, la falta de apetito de riesgo que nos ha caracterizado en un intento por preservar nuestro capital puede ser el mayor peligro para nuestras carteras en un futuro –y posiblemente no muy lejano-.

Los expertos lo tienen claro; desde hace unos meses el mercado de renta fija ha entrado en un mercado bajista. Esto se va a reflejar en un aumento de la rentabilidad de los bonos que, aunque parezca lo contrario, sería letal para su cartera si intentase vender los títulos porque cuando aumentan los retornos disminuye el precio.

Hace solo unas semanas, las gestora suiza Julius Baer, un inversor que en julio del año pasado hubiera invertido en el bono de 10 años estadounidense 5.000 dólares tendría seis meses después un 9,4% menos, 4.530 dólares.  Desde luego no parece un buen negocio y menos para un inversor que huye del riesgo y lo que quiere es preservar su capital. Probablemente usted pueda ser uno de ellos.

Según cálculos de Inverco, a finales de enero, la renta fija en España seguía siendo el activo más presente en las carteras españolas. De un patrimonio total de 237.105,9 millones de euros, 103.258,8 estaba en carteras de renta fija o renta fija variable. ES decir, el 43% del total.

Categoría de bonos en España


En estas categorías no se contabiliza el dinero que puede haber en bonos en garantizados, o en otro tipo de productos. La institución señala que en enero todas las categorías de renta fija registran ligeros rendimientos negativos, en especial las de mayor duración, mientras que las de renta variable obtienen rentabilidades positivas, destacando los fondos de renta variable internacional emergentes, con una rentabilidad en torno al 4% en enero.

No es de extrañar si vemos cómo se ha comportado la rentabilidad de los bonos en los últimos meses.

(Pinchar para ampliar)
Bonos bueno


Francisco Carmona, managing director de UniCredit,  explica a Estrategias de Inversión que la subida de las rentabilidades en EEUU  se deben a que “el mercado anticipa políticas fiscales más expansivas por parte de la nueva administración que provocarían un repunte de la inflación.  El eventual giro fiscal en EEUU, explica el importante repunte de las rentabilidades a largo plazo de los Treasuries (unos 70pbs en los últimos tres meses)”.

Además, en ETF Securities apuntaban recientemente que “esperamos una mayor volatilidad en los rendimientos de los bonos alrededor del mundo debido a los mayores riesgos geopolíticos y a las variaciones de precio de las materias primas”.

Y en Europa no estamos exentos de riesgos en estos momentos. El economista jefe de la gestora holandesa Robeco, Léon Cornelissen, señalaba en una reciente visita a Madrid tanto a las elecciones francesas y lo que ya se ha dado a conocer como “Frexit” ( o la salida de Francia del euro si gana la candidata del frente nacional, Marie Le Pen).

Pablo García, director general de Carax AlphaValue señalaba en unas declaraciones a Radio Intereconomía que este temor “está afectando mucho al mercado de deuda. Estamos en máximos de los últimos cuatro años de la prima de riesgo de Francia. Queda mucho tiempo, el 23 de abril es la primera vuelta. Fillon está siendo muy penalizado con el pago a su mujer y a sus hijos. Entraña un enorme peligro a la integridad de la deuda francesa”.

No se puede olvidar el brexit, ni la incertidumbre que desde hace meses rodea a Italia después de que su presidente perdiera el referéndum de diciembre. Para Cornelissen “todas estas incertidumbres se materializarán en un aumento de las rentabilidades que terminarían por dañar el crecimiento económico”, afirma.

Y cuando en el Sur de Europa algo va mal, da igual que impacte en los fundamentales de la economía española, o no, la deuda española también sufre. El economista de Robeco apuntaba que “los inversores no están discriminado entre los países” y por eso hemos visto alzas en los bonos de Italia y España en las últimas jornadas.

La solución, para los expertos, no tiene por qué ser huir de la renta fija, aunque lo que sí está claro es que este activo ya no es garantía de seguridad. Además, Francisco Carmona apunta que en Europa “previsiblemente el BCE seguirá interviniendo en los mercados con sus programas de compras de activos por lo que el aumento de las rentabilidades (caída de los precios) puede ser una buena oportunidad para comprar renta fija”.

Apuntan desde la mayor parte de las firmas de análisis que existe valor en algunos tipos –emergentes, corporativos- y, sobre todo recomiendan gestionar muy bien las duraciones de los bonos que tenemos en cartera. Cuanto mayor sea el vencimiento del bono que tenemos en nuestro portfolio, mayor será el impacto de una subida de tipos.

El equipo de análisis de Estrategias de Inversión acaba de publicar un artículo en el que analiza qué son los fondos garantizados. Miguel Ángel García-Ramos, analista de Ei explica que “ creemos estos fondos pueden resultar atractivos en periodos de inestabilidad o donde la tendencia de mercado es lateral o no definida. Por tipología de inversores, creemos pueden ser interesantes para aquellos inversores con elevada aversión al riesgo y a la volatilidad de su inversión. Además, es importante analizar individualmente cada fondo. Existen fondos con esta denominación comercial y no demuestran seguir tal estrategia”.  Retorno absoluto: preservación del capital en cualquier entorno

El experto de Unicredit señala que las alternativas fuera de la renta fija ven valoraciones atractivas en la bolsa europea, sobre todo en el sector financiero y cíclicos. “Con cautela, y para inversores con mayor apetito por activos con riesgo, también hay oportunidades en el sector inmobiliario”, apunta. Pero esto, claro, es para los inversores con un perfil menos conservador.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Factores de riesgo que pueden ser oportunidades para invertir”
“Para UBS la solución es más bolsa”
“Los gestores españoles lo tienen claro, el riesgo está en los bonos”