Este domingo conoceremos las tripas de los bancos europeos a través de los resultados de los test de estrés. ¿Cuáles son las claves qué nos desvelarán y los ratios que debemos atender?

Lo primero de todo, conviene responder a la pregunta básica de ¿qué son?
Son pruebas que miden la resistencia de los bancos en el escenario base que se descuenta que vivirá la economía europea (baseline scenario) y un escenario más estresado o adverso (adverse scenario).
Estos exámenes constan de 3 pruebas:
1) análisis de la calidad de los activos (AQR).
2) test de evaluación del comportamiento de las entidades en el escenario base, es decir, si se cumplen las previsiones actuales sobre la evolución económica.
3) test de evaluación del comportamiento de las entidades en el escenario estresado por empeoramiento de las previsiones económicas. (escenario menos probable)

¿Qué organismos europeos están implicados?
Los test de estrés están coordinados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) y llevado a cabo en cooperación con las Autoridades Competentes Nacionales, el Banco Central Europeo (BCE), la Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos (ESRB) y la Comisión Europea (CE).

¿En qué cambian estos test de estrés de los anteriores?
En que estos test se suponen más concretos ya que incorporan los efectos de los AQR, es decir, que están realizados sobre balances ajustados a estándares de valoración (no ajustes contables) y a un deterioro real de los activos contabilizados con provisiones.
Es cierto que los AQR y los test de estrés se realizaron de forma simultánea, por lo que se han intentado ajustar. Los AQR son sobre carteras de créditos de riesgo, no sobre las sanas, es decir, en torno a la mitad de las carteras crediticias.
Además, en el estos test, las entidades españolas reflejarán también los activos de las filiales en el extranjero, mientras que en 2013 sólo se tuvieron en cuenta los activos de España.

¿Qué han analizado los test de estrés?
- Los créditos concedidos (hipotecas, tarjetas de crédito y préstamos a empresas)
- Carteras comerciales
- Carteras de inversión (se tiene en cuenta la inversión en deuda soberana y titulizaciones o en bonos respaldados por activos)
- Capacidad de generación de ingresos y beneficios

¿Qué determinará si los bancos aprueban o suspenden estos test?
La clave vendrá definida por los ratios CET1 ajustados por AQR. Aunque esto suene lioso por las siglas, el CET (Common Equity Tier, por sus siglas en inglés) son los fondos que garantizan la viabilidad de una entidad en escenarios de máxima tensión. Es la medida central de la fortaleza financiera de un banco. Al estar ajustado por AQR se supone que ofrece una foto más fiable de la resistencia real del banco. El CET se compone de un capital básico, que consiste principalmente en las acciones ordinarias y de las reservas declarada (o utilidades retenidas), pero también puede incluir las acciones preferenciales no-acumultivas no-redimibles.

¿Cuál es la nota mínima para aprobar?
Como las pruebas se realizan en dos escenarios, en el escenario base la nota mínima para aprobar es un Tier 1 del 8%, mientras que en el escenario base es del 5,5%.

¿Qué pasa si no aprueban?
Los bancos que no pasen las pruebas tendrán hasta dos semanas para presentar un plan de recapitalización con medidas que solventen sus problemas de déficit.

¿Qué medidas servirán para reforzar el capital CET1?
Este parámetro es muy importante, sobre todo para las entidades que suspendan, pues vendrá a poner de manifiesto cómo “se han puesto las pilas”, es decir, cómo han ampliado su capital de calidad para mejorar su solvencia y aprobar en las próximas pruebas europeas. Los instrumentos que se tendrán en cuenta en este caso y que vendrán a reformar el capital de nivel 1 ordinario (CET1) serán:
- emisiones de capital
- reembolsos de CET1, menos recompras (ratio en negativo)
- conversión de instrumentos híbridos en acciones

Sanciones y gastos judiciales
Estos test de estrés tendrán en cuenta, por primera vez, los gastos que la entidad habrá tenido para hacer frente a sanciones, multas y procesos judiciales entre enero y septiembre de 2014. Los gastos se tendrán en cuenta en valor neto de provisiones.

¿Para qué sirven?
Para que conozcamos la salud del sistema bancario europeo en un ejercicio de trasparencia y objetividad, para que las entidades conozcan sus necesidades para cubrirse ante posibles escenarios de empeoramiento de la situación económica y para evitar futuras crisis y también para aumentar la confianza en la solidez de los bancos. Estos temas son importantes para llevar adelante el proceso de implementación de la “Unión Bancaria” y restaurar los canales de crédito (con ayuda del BCE y sus TLTROs), así como fomentar el crecimiento a corto plazo.

¿Qué hay tras los test de estrés?
Estas pruebas sirven como punto de partida de la unión bancaria europea de inicio del trabajo del supervisor único bancario europeo (MUS).
Además, después de estos test vendrán otros en años sucesivos. Es esperable que se convierta en una rutina, como ya lo es en Reino Unido y en EEUU.

.