Didier Saint-Georges, miembro del Comité de Inversión de Carmignac Gestion, analiza en su carta mensual la situación del mercado internacional en el que destaca la calma en EE.UU., la presión del sector bancario europeo, el alza del precio del petróleo y el crecimiento emergente, así como las claves inversoras de la gestora francesa Camingnac.
 


Divisas: Una póliza de seguro muy valiosa
Como ya es costumbre desde el comienzo de la crisis, el euro, que sube un 3% frente al dólar desde el principio del año, se ha beneficiado del aumento del optimismo que muestran los mercados. Con esta evolución, el euro sigue pesando sobre la competitividad de los exportadores europeos y, en nuestra opinión, su tendencia al debilitamiento sigue siendo imperativa para que la zona del euro, en conjunto, vuelva a la senda del crecimiento. Por otro lado, la falta de una solución creíble a corto plazo para la zona del euro hará que se resienta la confianza general en la moneda. Por consiguiente, la considerable exposición de nuestros Fondos al dólar y también a las monedas emergentes sigue siendo una valiosa «póliza de seguro» que mantenemos frente a un deterioro de la situación europea.

Renta fija: Predominio de la deuda corporativa
Hay que destacar que el rebote de los mercados de renta variable en este comienzo de año no se ha traducido en tensiones en los mercados de renta fija. Los tipos de la deuda pública alemana y estadounidense se han movido dentro de una estrecha horquilla y, en los últimos dos meses, no han superado más que muy raramente el nivel del 2%. En este hecho se refleja, por un lado, que el mercado contempla una intervención creíble de los bancos centrales europeo y estadounidense sobre la curva de los tipos y, por otro, una percepción de los riesgos un tanto incierta por parte de los inversores, lo que les lleva a mantener en cartera una parte en valores refugio. En este contexto, es más que nunca la deuda corporativa la que constituye un potente motor de rentabilidad para nuestros fondos de renta fija, gracias a un estrechamiento lógico de los diferenciales crediticios que ha permitido sobre todo a nuestros Fondos Carmignac Global Bond, Carmignac Sécurité y Carmignac Cash Plus —con rentabilidades del -1,98%, 1,93% y 1,45% respectivamente desde principios de año— batir ampliamente a sus índices de referencia. En nuestros Fondos diversificados Carmignac Patrimoine, y Carmignac Emerging Patrimoine, que suben un 2,77% y un 7,16% respectivamente durante los dos primeros meses del año, se aplica la misma dinámica, acentuada en el universo emergente por un descenso continuo de los tipos.

Renta variable: Un importante aumento de las tasas de exposición manteniendo el control del riesgo
Nuestro enfoque en los mercados de renta variable ha consistido en aprovechar el rebote provocado por la abundancia de liquidez mediante tasas máximas de exposición, manteniendo a la vez una gestión activa del riesgo (véase el editorial). Esta estrategia ha permitido a Carmignac Investissement y a Carmignac Grande Europe, que suben un 8,98% y un 9,81% respectivamente, batir a sus indicadores de referencia manteniéndose ampliamente al margen de los valores europeos cíclicos o financieros. Tal comportamiento asimétrico ha resultado, evidentemente, más difícil de poner en marcha en los Fondos especializados, que, no obstante, registran rentabilidades aceptables, aunque ligeramente por debajo de sus indicadores de referencia (Carmignac Euro-Entrepreneurs +10,95%, Carmignac Emergents +13,14%, Carmignac Emerging Discovery +10,75%). Destacamos que, una vez más, el Fondo Carmignac Euro-Patrimoine ha demostrado su flexibilidad: tras haber conseguido capear el temporal de 2011 y de acabar el año con unas pérdidas del 1,19%, el Fondo gana un 5,21% desde el comienzo del año 2012. Como se indica en el editorial, el rebote de los mercados de renta variable del universo emergente parece sustentarse sobre cimientos económicos bastante más sólidos que los de Europa, por lo que hemos seguido aumentando nuestras posiciones en estos mercados en el conjunto de fondos de renta variable, incluso a través de empresas exportadoras estadounidenses y europeas.

Materias primas: Una evolución aceptable
Lógico repunte el experimentado por esta clase de activos a principios de año, pero sin un efecto multiplicador especial frente a los índices de renta variable. Así, el rebote de los precios de las materias primas es relativamente modesto en un entorno macroeconómico internacional aún incierto (el índice mundial de materias primas sube un 5,61%), aunque el sector de las minas se haya beneficiado del aumento del interés por los activos de riesgo. El sector energético también se ha beneficiado naturalmente de las tensiones sobre el precio del petróleo, por lo que nuestros valores de producción y de servicios petrolíferos se han revalorizado, tanto en los fondos de renta variable internacional como en los especializados. Por otro lado, el precio del oro ha subido un 9,92% desde principios del año, lo que también ha permitido a las minas de oro registrar una buena evolución. En este contexto, el enfoque de inversión de Carmignac Commodities, como el de nuestros fondos de renta variable internacional, se ha centrado en combinar tasas de exposición elevadas con estructuras de cartera prudentes. Este enfoque ha permitido a este fondo especializado anotarse una rentabilidad del 9,76% desde principios del año, hasta situarse un punto por encima de su indicador de referencia.