BME ha obtenido en 2015 un resultado neto de 173,5 millones de euros, lo que supera en un 5,2% el registrado el año anterior. Es el cuarto año consecutivo de resultados crecientes y el mejor resultado neto anual desde 2008.
 
Los ingresos para el conjunto del ejercicio ascienden a 348 millones de euros, con un crecimiento del 1,6% sobre el año anterior. Durante el cuarto trimestre, el resultado neto de BME se ha situado en 41 millones de euros, un 4% inferior al contabilizado en igual período de 2014. Mientras que los ingresos de los últimos tres meses de 2015 alcanzan los 83,3 millones de euros.

Los costes operativos del cuarto trimestre de 2015, (25 millones de euros), han registrado una descenso del 14,6% en relación a igual trimestre del año anterior, por la menor carga de costes externos asociados a la Reforma del Sistema de Compensación y Liquidación. El total de costes operativos en 2015 ha ascendido a 103,1 millones de euros, con un descenso del 0,4% respecto al ejercicio anterior.
En el conjunto de 2015 el EBITDA de BME ha crecido el 2,5%, hasta alcanzar los 244,9 millones de euros. Mientras que, en el cuarto trimestre, el EBITDA se ha situado en 58,3 millones de euros, con un descenso del 9,1%.

BME resultados


El beneficio por acción anual ha mejorado desde los 1,98 euros de 2014 hasta 2,08 euros por acción al finalizar 2015, de los que 0,49 euros han correspondido al último trimestre del ejercicio.

Durante el ejercicio 2015, los indicadores de seguimiento de la gestión financiera continúan mostrando niveles de referencia: la ratio de eficiencia mejoró hasta el nivel de 29,6%, mientras que el ROE (rentabilidad sobre recursos propios) se ha mantiene en el 40,9%. El ratio de cobertura de la base de coste, indicador que señala el nivel que los ingresos no ligados al ciclo de volúmenes ha alcanzado con respecto a la base de coste, se ha situado al término de 2015 en un 120%, con un aumento de 8 puntos respecto a un año antes.