Los resultados de Banco Santander están muy centrados en provisiones, que se han visto compensadas “por la venta de activos, por lo que no hay grandes sorpresas en estas cifras. La morosidad sube ligeramente y el resultado baja, en línea con las previsiones”, reconoce David Pomfret, jefe de tesorería de EBN Banco.
 Este experto admite que el riesgo de la entidad reside en la posible bajada del dividendo, lo que reduce el riesgo de una ampliación de capital. En declaraciones a Radio Intereconomía asegura que “el valor hoy no cae porque el mercado está muy centrado en provisiones y, como han ido en línea, se moverá acorde a los vaivenes del mercado”.

Este experto reconoce no ser muy positivo con el valor “pues está algo caro frente al sector y hay bancos más atractivos, sobre todo en terreno de la libra, como Standard Chartered o HSBC”. Pomfret advierte del riesgo a una corrección en el valor “a pesar de lo que está haciendo esta mañana, que podría llevarle a 5.60 euros, nivel en el que sería comprador”. Técnicamente, los 5.95 euros son un nivel muy importante “cuya pérdida significaría descender hasta los 5.60 euros mencionados anteriormente”.

Sobre los índices, el experto de EBN Banco asegura que el Eurostoxx50 está en una zona importante en torno a los 2.400 puntos. “si el índice no consigue romper con fuerza este nivel, el riesgo a una corrección entre el 5-10% aumenta bastante”. La bolsa está relativamente barata, “por eso hemos visto un flujo hacia la renta variable y cuando eso empieza a ocurrir hay que ir hacia valores agresivos. Thyssenkrup o Siemens podrían ser también alternativas”.  En este contexto su recomendación pasa por valores cíclicos – los defensivos no valen para nada- con exposición a emergentes. Valores como Acerinox, ArcelorMittal, Daimmler o BMW son sus alternativas. En el sector financiero se quedaría con entidades como Standard Chartered o HSBCmientras que en Francia se quedaría con BNP.

Sobre la cumbre europea, la reacción del mercado ha sido nula. “Veo un nuevo riesgo de ataque a las economías periféricas, el spread a diez años español podría volver a niveles de 400-500 puntos básicos y seguirá habiendo especulación en torno a una ruptura del euro.