Crecen las grandes fortunas y crece al mismo ritmo la actividad filantrópica entre los patrimonios más elevados.
Cuando se habla de filantropía es habitual recordar todas las acciones realizadas por grandes nombres como Warren Buffett, o Bill Gates. Su fundación, Bill & Melinda Gates es, en la actualidad, la mayor fundación privada del mundo. De hecho, el fundador de Microsoft es uno de los mayores donantes a nivel global, con proyectos relacionados con la educación, la salud, tanto en su país como en otros lugares como África.

Iniciativas como Giving Pledge apuestan por el compromiso de los billonarios de dar parte de sus fortunas a la sociedad que los ha hecho ricos. En esta institución están personajes como Rockefeller o Mark Zuckerberg. De hecho, son varias decenas de millonarios involucrados en esta tarea.

Pero lo que deja claro el índice de filantropía elaborado por BNP Paribas y Forbes, es que la actividad de donación entre los más acaudalados crece. En concreto, se espera un aumento del dinero destinado a estos fines de un 5% este mismo año.


Mapa filantropía


Por zonas este tipo de iniciativas ha sido normalmente más común en Estados Unidos, aunque el último informe elaborado por la entidad muestra que “Europa está cada vez más cerca, con un incremento en las donaciones actuales y en las que se esperan realizar en el futuro”.

“Las necesidades y las oportunidades aumentan cada día a través de millares de organizaciones solidarias: hoy hay una gran cantidad de opciones esperando a que hagamos nuestras decisiones”, explican.

Los datos de este índice se obtienen a través de una encuesta realizada a 400 individuos de los cuatro continentes con un patrimonio invertido de, al menos, 5 millones de dólares.

El índice se hace a través del análisis de tres variables:

1- Donaciones: Para obtener la mayor puntación, los participantes en esta encuesta deben haber donado al menos un 25% de sus ingresos anuales a este tipo de organizaciones. Además, tienen que haberse comprometido con dejar el 50% de su fortuna a las mismas.

2- Promoción: Los millonarios que quieran obtener la máxima puntuación deben haber dedicado parte de su tiempo en promocionar en medios y redes este tipo de instituciones.

3- Innovación: Los encuestados deben de haber dedicado dinero propio para medir la efectividad de sus donaciones. Los filántropos deben saber cuál es el impacto de su actividad a través de datos cuantitativos y cualitativos y tener una estrategia de salida, según los autores del índice.

Causas


De modo general, el filántropo medio está más preocupado por la sanidad y para mejorarla dedican su dinero a varias causas. Esto es común en todos los continentes. No ocurre lo mismo con la motivación.

Así, en Estados Unidos y Asia, los filántropos tienen la intención de devolver a la sociedad parte de lo que han obtenido de ella. En Europa los más ricos tienen sensación de deber y en Oriente Medio los motivos son religiosos.

Si es usted un filántropo en ciernes, pero no sabe qué hacer para donar su dinero, ni a quién dárselo, ni cómo medirlo, algunas entidades de banca privada y de Wealth Management le ofrecen su ayuda. Es el caso de BNP Paribas, el promotor de este índice de filantropía.