La campaña de Navidad arranca en EEUU oficialmente este viernes, conocido como el "Black Friday" ("Viernes Negro"), pero según las encuestas las tiendas estarán más vacías que otros años por la crisis y la competencia agresiva de las ofertas online. El "Black Friday" es el día siguiente a la festividad de Acción de Gracias, y se conoce con este nombre porque se supone que es cuando las tiendas abandonan los números rojos y entran en beneficios. Tradicionalmente es una jornada de rebajas de locura y compras frenéticas en los centros comerciales, algunos de los cuales abren sus puertas de madrugada.
Es, además, un día crucial para los comercios de EEUU, pues se calcula que un 40 por ciento de las ventas totales del año tienen lugar ese día y el fin de semana que le sigue.

Este año, sin embargo, la crisis económica mantendrá a muchos consumidores en casa comiendo los restos del pavo del día anterior, según un estudio publicado esta semana por la Federación Nacional de Minoristas (NRF) de EEUU.

La encuesta calcula que unos 128 millones de estadounidenses se lanzarán este fin de semana a las tiendas a la caza de ofertas, pero esta cifra supone un 5 por ciento menos de compradores que el pasado año.

Además, sólo 49 millones, menos de la mitad, aseguraron en el estudio su intención de comprar, mientras que el resto aseguró que esperará a conocer las ofertas antes de abrir el bolsillo.

Y eso pese a que este "Black Friday" podría registrar "las rebajas más fuertes de la historia", según el presidente de la NRF, Tracy Mullin.

El sector minorista confía en que Internet sea su tabla de salvación tanto este fin de semana como el lunes siguiente, que en EEUU se conoce como "Cyber Monday" O "Ciberlunes", porque los comercios ponen a la venta en la red todo lo que no vendieron durante los tres días anteriores.

Las primeras tres semanas de noviembre no han sido muy prometedoras, según un estudio publicado ayer por la consultora comScore.

Las ventas online entre el 1 y el 23 de noviembre cayeron un 4 por ciento, la primera bajada en la historia, hasta los 8.200 millones de dólares.

La consultora espera que el gasto de los consumidores en Internet estas navidades alcance los 29.200 millones de dólares, la misma cifra que en 2007.

Pero no todas las encuestas son tan pesimistas. La consultora BDO Seidman pronostica que las ventas online esta temporada navideña crecerán un 8 por ciento, frente al descenso del 2,7 por ciento que prevén en las ventas en tiendas físicas.

Además, el estudio pronostica que el Cyber Monday atraerá este año a un 2,4 por ciento más de compradores.

"Las previsiones de ventas en Internet han crecido, pero el porcentaje es menor que el de años anteriores" dijo a Efe Ted Vaughan, ejecutivo de BDO Seidman, que opina que los consumidores están gastando más o menos lo mismo, sólo que ahora lo hacen online.

"Esperamos que un 85 por ciento de los comercios ofrezcan grandes descuentos este año", añadió.

En la red, muchos minoristas han optado por lanzar ya ofertas sin esperar al viernes. Teniendo en cuenta que el "Black Friday" cae este año casi a primeros de diciembre, se cuenta con que muchos consumidores estén haciendo ya sus compras de Navidad sin esperar al último momento.

La cadena Best Buy ya ha reducido entre un 5 y un 15 por ciento los precios de muchos de sus televisores y suprime gastos de envío y los supermercados Wal-Mart anuncian un televisor de plasma Samsung de 50 pulgadas por 798 dólares y un GPS Garmin por 97 dólares.

Expertos de la revista Forbes pronostican que los precios de artículos como el PC Asus Eee caerán hasta un 70 por ciento durante el fin de semana.

Incluso el grupo Apple, poco dado por lo general a las rebajas, ha anunciado ofertas especiales para este viernes.

La tienda en Internet Amazon ha seleccionado una serie de artículos con precios que la propia firma califica de "ridículos", como un DVD Blu-Ray de Sony por 99 dólares (cuesta a partir de 200 dólares en las tiendas) o una cámara de vídeo Flip por 49 dólares, casi la mitad de su precio.

Los usuarios pueden votar los productos que preferirían ver ofertados y, si son seleccionados en un sorteo, podrán adquirirlos a ese precio, aunque tendrán que pujar contra otros compradores.