La compañía industrial catalana ha aterrizado con fuerza sobre el mercado español después de que partiera de un precio inicial de 14,5 euros por acción. De momento mantiene las ganancias iniciales alrededor del 3%. 
 
Con órdenes de compra que doblan a las de venta, Applus mantiene y mejora incluso las ganancias iniciales de su salto al parqué al colocarse en los 15,10 euros por acción en estos momentos dentro del mercado continuo. 

Su capitalización bursátil está fijada en 1.885 millones de euros, al menos en su debut bursátil. Es el valor que han estimado la compañía, los accionistas oferentes y las entidades que aseguran la operación, Morgan Stanley, UBS, Citigroup, JP Morgan, Berenberg y Banco Santander.

La compañía de certificación industrial prevé ingresar 1.100 millones de euros por dos vías. Por un lado, mediante una oferta de suscripción de 20,68 millones de acciones de nueva emisión por un importe de 300 millones de euros (0,10 euros por título). El principal accionista de Applus, el fondo de capital riesgo Carlyle, prevé también ingresar 800 millones de euros mediante una oferta pública de venta de 55,17 millones de acciones, equivalente al 42,4% del capital social. El objetivo es que el capital flotante en Bolsa oscile entre 53% y el 63%. Como atractivo de la operación, Applus se ha comprometido a repartir el 20% de su beneficio neto ajustado en dividendos.

Con los 300 millones de euros que obtenga, la compañía prevé reducir deuda, costear la salida a Bolsa e invertir en futuras operaciones corporativos.