Venderá leche, carne y otros productos perecederos entre teléfonos inteligentes o pantallas táctiles. Según ha informado el Wall Street Journal, Amazon podría complementar su distribución on line con tiendas físicas en una cadena de supermercados reservasdas a los abonados al servicio “fresh” de la compañía.

Un servicio  que permite en algunas ciudades de Estados Unidos y Londres la entrega a domicilio de los productos alimenticios frescos en el mismo día a cambio de un coste de 15 dólares al mes. El grupo proporcionaría además en paralelo «drive», un servicio en el que los consumidores pueden realizar sus pedidos en línea para recogerlos directamente en el maletero de su coche. «No hacemos comentarios sobre rumores y especulaciones», ha señalado un portavoz del grupo a la agencia francesa AFP.
 
No sería la primera vez que el gigante minorista «online» abriría una tienda física. El año pasado se inauguró su primera librería en Seattle (noroeste de Estados Unidos) y otras aperturas adicionales ya se han anunciado en otras ciudades de Estados Unidos.
 
Con esta ofensiva, Amazon añadiría algo más de presión a gigantes como Wal- Mart, principal centro al que acuden los consumidores a sus compras de alimentos.
 
Una puesta en marcha que seguirá sirviendo de soporte a la compañía, que ya sube en torno a un 20% en lo que llevamos de año.