A corto plazo el choque contra 15,6 euros representa la principal zona de resistencia intermedia previa a los máximos anuales en 17 euros. 

Además la resistencia comentada confluye con el paso de la directriz bajista anual. Si bien los indicadores sugieren que la tendencia alcista nacida en los mínimos de septiembre, con sus correcciones, tendría visos de continuar, los indicadores lentos sugieren el posible establecimiento en esos 17 euros de una zona de techo relevante en el medio plazo, desde donde esperar nuevas réplicas bajistas.

Recomendación: MANTENER

abertis