La bolsa española va un paso por delante porque parece que el optimismo llega a los mercados tras varias sesiones actuando con recortes: el respaldo de la Unión Europea al plan de reducción de déficit español y el hecho de que Grecia recibiera parte del paquete de ayuda, está animando a los mercados. No obstante, la volatilidad es extrema y cualquier noticia negativa puede invertir la situación.
Entre las compañías que más suben, las del sector de la construcción. ACS estudia realizar una emisión de bonos por importe máximo de 1.500 millones de euros, su primera incursión en el mercado de bonos y que se lanzaría en el mercado minorista doméstico. Para esta experta “a pesar de que la compañía dice que se siente cómoda con su endeudamiento , no nos parece tan holgada su situación y posiblemente las dificultades para encontrar financiación es lo que podria haberla llevado a utilizar la emisión”. Martín reconoce que además la intención de incrementar hasta el 20% su participación en Iberdrola “podría costarle unos 2.000 millones de euros aproximadamente”.

Sin salir del sector de la construcción, ni OHL ni FCC son compañías que le gusten a esta experta .Aunque si tuviera que elegir a una lo haría con la segunda porque “aunque la crisis tuvo un impacto en Realia y en su división de Cementos Portland, está consiguiendo incrementar su diversificación geográfica y compensar las consecuencias negativas de la crisis del sector en España”.

Telefónica, Televisa y Megacable son el único ofrecerte por una próxima licitación de obra estatal que va a tener lugar en México. Una operación que “nos parece acertada en tanto que el mercado mexicano, junto a Brasil es uno de los más importantes para la compañía española”. Y no sólo por la importancia económica sino por la evolución de la filial. Respecto a la participación en los proceso de licitación, Telefónica es el principal licitador de Carlos Slim por lo que “consolidar las ganancias supone tener una presencia activa, necesaria y justificada”.

Prisa tendrá que elevar su capital hasta los 440 millones de euros. “Son condiciones agresivas pero necesarias para reflotar un grupo cuya situación financiera es delicada”. En Intermoney no descartan una renegociación de las condiciones con Liberty y “nuestra valoración es que la familia Polanco ha asumido el control de Prisa a cambio de su superviviencia.”