Luis Bononato, gestor de Global Allocation, explica dónde considera que están las principales oportunidades de inversión en este momento y cuáles son las temáticas a tener en cuenta para el futuro.
 
Hay múltiples herramientas para invertir. Una de ellas es hacerlo en función a las tendencias macroeconómicas. ¿Por qué ve interesante realizar este tipo de estrategias para el inversor?

Estos es una estrategia que se puede explicar de dos formas. Para el inversor extranjero se conoce como una estrategia de “global macro”. Es decir, de seguir tendencias macroeconómicas. Aquí lo podemos entender mejor como selección de activos o asset allocation. Básicamente es determinar cuál es el activo que puede tener mejor retorno en el medio y largo plazo, y cómo es capaz de posicionarse de manera dinámica cada vez en ese tipo de activo. Es una estrategia flexible que implica una gran parte de análisis macro y se justifica porque el retorno de un inversor lo que lo explica, el 80% de la explicación de ese retorno, es la clase de activo en el que está invertido. Hay pocos fondos que hagan este tipo de estrategia. Además el fondo se constituyó al inicio como un fondo de gestión patrimonial de largo plazo para familiares, amigos, y el que quisiera invertir que no tuviera esa preparación para determinar en qué activo estar invertido para los próximos años: puede ser renta fija o bolsa.

Se entiende que es flexible además de aprovechar tanto posiciones largas como posiciones cortas…

Posiciones cortas hemos tomado pocas veces. A principio de este año teníamos posiciones cortas en el sector bancario. Más que nada tratando de aprovechar el efecto negativo de los tipos negativos en la banca. A parte de eso, el deterioro en el mercado de crédito, en el que se ha ensanchado los diferenciales. Los bancos anticipan el momento del ciclo y siempre salen perjudicados en una crisis. Sin embargo, ahora hemos dado la vuelta a esta posición.

Para contextualizar, hablamos de un fondo que tiene más de diez años de duración y que lleva un 150% en esta década. ¿Cómo ha logrado esta rentabilidad y de qué tendencias se han aprovechado durante este periodo?

Efectivamente a finales de mes cumplimos diez años. Estamos ya como el primer fondo de todos los españoles en este plazo. Hemos estado en prácticamente todos los activos: no solo de uno en uno, sino también haciendo mezclas entre ellos también para cubrir el riesgo de otros en determinados momentos que así el mercado nos daba esas oportunidades. Hemos aprovechado tanto momentos alcistas de bolsa como en 2009 o 2012 y 2013. Hemos aprovechado el estrechamiento de los tipos de interés después de la crisis que hubo de crédito en 2011, teniendo bonos periféricos como los españoles o células hipotecarias de largo plazo con rentabilidades cercanas al 10%. También hemos tenido algo de posicionamiento en dólares cuando estaba por encima de 1,50. Este año pasado también hemos tenido posiciones cortas de dólar para cubrir en este caso el posicionamiento de bolsa europea. El fondo lo que intenta hacer es tener un posicionamiento de largo plazo desde un punto de vista macro y eso se combina con posicionamientos más tácticos de corto plazo, en el cual como es ahora estamos tratando de aprovechar posiblemente un exceso de castigo al sector bancario y a la bolsa europea durante este principio de año.

¿Cómo toman las decisiones para rotar la cartera? ¿En qué momento deciden ver que la tendencia se ha agotado para pasar a centrarse en otros activos?

Cuando vemos que hay cambios sustanciales en la base sobre el posicionamiento de largo plazo, hay muchos indicadores que nos pueden anticipar el intentar ver si se está agotando ese ciclo. Lo que más miramos son los tipos de interés, que para nuestro punto de vista hace que todo tipo de activos se le pueda dar una valoración más o menos razonable. Entonces, eso es lo que más miramos, los riesgos de crédito del mercado en general y los tipos de interés.

¿Qué nivel de riesgo es el que asume su cartera?

En la cartera hemos estado incluso por encima del 100% invertido en algunos momentos y otras veces hemos estado a cero. Uno de los aciertos fue en 2008 estar un largo periodo de tiempo fuera de los mercados. También en este año hemos estado prácticamente fuera a principios de año en bancos.

¿Ahora sí ve interesante entrar en bancos?

Sí, no llega al 50% de la cartera ahora mismo, y otro tanto porciento importante en Eurostoxx. La estrategia no es batir a los índices haciendo una selección de valores, como sería el caso de un fondo de renta variable, sino que intentamos batir al índice o no estando en el índice o teniendo menos exposición.

¿Cuál es la rentabilidad que tiene el fondo ahora mismo? ¿Cómo se está comportando a día de hoy?

Empezamos el año bastante bien con estas posiciones cortas. Estuvimos por encima del 10% en el mes de febrero, que aprovechamos los rebotes que hubo después de los días de pánico. Volvimos a tomar posiciones cortas en marzo en los bancos, que nos dio un poco de miedo después de lo que hizo Draghi. Es bastante complicado de gestionar las posiciones cortas y las cerramos porque el mercado empezó a subir. Ahora parece que la industria valora negativamente este tipo de actuaciones que ha hecho y lo que sí que vemos es que el riesgo sistémico se disipa en el momento en el que vemos récord de emisiones de bonos corporativos estos días con diferenciales cada vez menores. Eso hace muy difícil que haya un aumento de la morosidad en el medio plazo. Pensamos que puede ser incluso, con estos diferenciales y tipos de interés, el momento de que algunas compañías se animen a hacer recompras de acciones, como ha sucedido en el mercado de Estados Unidos en los últimos siete años. Puede que la renta variable se haya quedado descolgada en este momento.

¿Ve tácticamente interesante entrar en algo de renta fija?

Absolutamente no. Una cosa es que los bonos hayan subido, pero con el diferencial medio de los bonos de grado de inversión en Europa por debajo del 0,70% en un plazo de cinco años, con tipos a cero, nos parece que es un rendimiento que no tiene sentido para el riesgo que tiene detrás. Pasado mañana el banco central puede dejar de intervenir, vamos a ver entonces, si no tuviéramos problemas en este segmento. De hecho, la estrategia que ahora mismo favoreceríamos podría ser incluso comprar acciones cubriendo el riesgo con posiciones cortas de bonos corporativos, porque realmente tienen muy poco que ganar y pueden proteger mucho del movimiento de caída de la renta variable.

¿Qué rendimiento espera para el fondo este año?

Me voy a mojar... Voy a decir algo agresivo. Lo que intentaremos es cerrar en torno a un 20% y un 25% de rentabilidad. No sería descabellado.

“Lo que intentaremos es cerrar en torno a un 20% y un 25% de rentabilidad”