Estamos a un día de conocer el resultado de las elecciones en EEUU y hay mucho en juego. ¿Qué impacto podría tener en el mercado la elección de los menos malos? Aurelio García del Barrio, director del global MBA nos cuenta su experiencia 

¿Qué candidato está mejor preparado para gobernar la primera economía del mundo? ¿Y el que mejor viene a los mercados?

Ninguno de los candidatos son demasiado buenos, hemos visto otros candidatos que ofrecían más garantías desde el punto de vista de la gobernabilidad como de los mercados. Si bien es cierto que Hilary Clinton conoce más el gobierno al haber sido Secretaria de Estado con Obama, aparentemente puede ser un candidato más adecuado.

En cualquier caso, no hay que olvidar que ahora mismo las encuestas están muy igualadas. Pero veremos si a última hora los sondeos dan la vuelta o no. Lo que tendremos que atender es la trascendencia que tiene Carolina del Norte y Florida. Para los mercados, las estimaciones hablan de una Victoria de Trump puede suponer una caída del 13% mientras que una victoria de Clinton supondría una subida en torno al 2-3%.

Esta semana hemos conocido que el FBI que exculpado a Hilary Clinton por los mails, ¿Es positivo para Clinton?

Creo que sí. Lo que ocurre es que el FBI ha dicho que no era capaz de gestionar la enorme cantidad de mails. No deja de ser un dato sorprendente pero sí para ella es positivo, es un lastre menos a la hora de afrontar el último tramo antes de las elecciones.

En las últimas semanas se ha hablado mucho del impacto negativo que puede tener una victoria de Trump. ¿Tiene tanto margen un presidente sabiendo que tiene a la mayoría del congreso en contra?

Lo que es cierto es que después de dos períodos consecutivos con el mismo partido en el poder lo lógico sería pensar que hay un cambio de partido. En este caso, probablemente nos encontremos con la primera presidenta de EEUU, Clinton, por la controversia que ha generado Trump incluso dentro de su partido.

A la hora de la verdad, hay que ser conscientes de que lo más probable incluso con una victoria de Clinton es que los republicanos mantengan el congreso pero pierdan el senado con lo que el margen de actuación se limita. Y por mucho que uno quiera hacer y plantee ciertas cosas, la realidad después te pone en tu sitio. Es cierto que nos podríamos enfrentar en el caso de Trump que presione hacia una política económica más monetarista y eso forzaría más a la subida de tipos de interés, lo que para las empresas españolas no sería negativo.

Ha entrado en juego Rusia. En muchos debates ha salido una posible unión Rusia-EEUU. ¿Lo ve posible?

Es una de las cosas que ha lanzado Trump pero hay que entender cuáles son los mensajes de Trump que son muy populistas. No me parece descartable pero tampoco es fácil por la idiosincrasia que tienen estos países y los intereses contrapuestos de ambos.

Si analizamos las propuestas de cada uno son antagónicas sobre el papel pero nos podríamos encontrar con que  en realidad esté más cerca de lo que se espera. En el caso fiscal, Trump está planteando un recorte del IRPF de los 7 tramos actuales que van del 10-40% a 3 con un tope del 25% para las grandes fortunas, lo que haría que 75 hogares dejaran de pagar y Trump no se caracteriza por ser una persona caritativa. Nos enfrentaríamos a un  desequilibrio presupuestario porque por otro lado no quiere reducir gasto, especialmente a Sanidad. Lo que nos haría ver un incremento de deuda de más de 5 billones de dólares que se incrementarían a los 19 actuales en los próximo 8-10 años.

La parte más intelectual ha salido a la palestra para defender a uno u otro candidato. Algunos hablaban de que Trump no era visto como presidente pero cuidado con Clinton que tampoco es la candidata ideal ¿Están votando lo menos malo?

Sí, además que la campaña ha sido mala por el fondo y por las formas. El electorado americano está muy descontento con ambos candidatos.

¿Qué sectores se verían beneficiados y perjudicados?

Desde el punto de vista de Trump, beneficiados el sector financiero, farmacéuticas, defensa y  petróleo por el tema del fracking.

En cuanto a Clinton, energías renovables e infraestructuras estarían los dos por igual porque han planteado un gasto público importante en ese sentido.