Javier Ruiz-Peinado, senior Sales Trader para España y Latinoamérica de Saxo Bank, considera que debemos extraer varias lecciones del año 2008 para los mercados. La primera es tener muy claro que la crisis de las hipotecas subprime que ha desencadenado la crisis actual “la llevamos arrastrando desde mediados de 2007”, año en el que “empezamos a notar que había productos y valoraciones que no habían sido las más idóneas (..) y empezamos a ver hedge fund que han llegado a valer cero”. Por eso cree que una de las mayores lecciones de 2008 debe ser la de la valoración de activos. En este sentido recuerda que este año que concluye se ha llevado por delante consideraciones erróneas como, por ejemplo, la de que los inmuebles nunca van a perder valor. Ese –destaca- “ha sido un gran error tanto para financieras como para aseguradoras”.

Ruiz-Peinado considera que las caídas que han sufrido los mercados en los últimos meses han anticipado una recesión prácticamente a nivel mundial y espera que en 2009 vuelva un poco la recuperación, o si no, al menos una cierta consolidación. Este responsable de Saxo Bank ve complicada la situación de España porque “tenemos un problema estructural”, dado que “somos un país con una baja productividad y con una baja inversión en capital productivo y en nuevas tecnologías”, amén de la situación inmobiliaria. Ruiz-Peinado cree que “necesitamos un cambio radical de nuestro tejido industrial”. Desde el punto de vista bursátil, cree que la renta variable española entrará en 2009 en una tendencia lateral y, en el capítulo de recomendaciones, se decanta por “valores que tengan un PER bajo, expectativas de beneficios y una estructura muy consolidada”, caso de las eléctricas (Iberdrola) o de las telecos (Telefónica).

Respecto a Latinoamérica, el senior Sales Trader para España y Latinoamérica de Saxo Bank dice que “los países que nos gustan y que consideramos que siguen siendo interesantes serían México y Brasil”, aunque también Chile y Colombia. De este último país destaca que “está sufriendo unos cambios estructurales muy importantes en el sistema financiero”. Javier Ruiz-Peinado considera que la crisis actual “no va a notarse tan a corto plazo en Sudamérica”, pese a que reconoce que Brasil ya sufre el descenso de la demanda de materias primas. De cara a invertir en estos cuatro países latinoamericanos, recomienda hacerlo “a través del mercado americano, a través de ADRs, y en compañías con elevada liquidez, con alta capitalización”. En concreto cita nombres como América Móvil, Telmex, Petrobrás, Gerais o Enersis”.

 
Javier Ruiz-Peinado, senior Sales Trader para España y Latinoamérica de Saxo Bank, cree que “al margen de todos los datos macroeconónimos, el principal problema que tiene ahora mismo EE.UU es la falta de confianza”. Constata que la situación es muy negativa porque la primera potencia económica mundial afronta “una recesión que va camino de ser larga”, pero cree que se están tratando de poner los medios para que se salga de ella. Respecto al no del Senado de EE.UU al plan de rescate de las tres principales automovilísticas del país, Ruiz-Peinado asegura que “no hay que verlo desde el lado negativo” –como está interpretando el mercado- sino desde el punto de vista de que “esta plan no es el idóneo, hay que mejorarlo y ese mejorado es el que hay que llevar adelante”.

Desde Saxo Bank se decantan por invertir en este momento en renta fija, en bonos soberanos denominados en euros, pese a que la rentabilidad sea menor. En total “tres cuartos de la cartera estaría formada por este tipo de deuda y el resto en ETFs en compañías a corto y un pequeño porcentaje la dejaríamos para hacer trading”.

Javier Ruiz-Peinado se refiere a la situación que atraviesan las distintas economías asiáticas para señalar que China e India continúan creciendo a tasa elevadas, pero estos dos países junto con Japón –asegura- “se están viendo muy afectados por la caída de la demanda de las exportaciones”. Pese a todos y de cara a invertir, cree que “China continúa siendo la economía más interesante” dentro de este área porque sus entidades financieras no se han visto tan afectadas por la crisis.