El gestor del fondo AXA WF Framlington Convertible Bonds, habla sobre la conveniencia de optar por este tipo de activos con características de renta fija y renta variable en las actuals circunstancias de los mercados.
 
Usted gestiona un bono que invierte exclusivamente en bonos convertibles. ¿Por qué le recomendaría a un inversor entrar en este tipo de fondo?
Los bonos convertibles permiten a los inversores tener exposición al mercado de renta variable; al delta, a la opción del bono convertible mientras que tienen una capacidad de caída limitada por su perfil de bono.

Actualmente el mercado es muy incierto. Nos gustaría invertir en renta variable, pero hay muchos riesgos, así que esta es una buena opción para invertir en bolsa con un riesgo limitado.

¿Y cuál es la ventaja frente a una inversión en bonos tradicionales?
En realidad, en la actualidad los bonos son interesantes, pero el ingreso que generan es muy limitado debido a los tipos de interés negativos en Europa. Además, es exactamente lo mismo en el resto del mundo.

Debido a que probablemente vamos a tener un bajo retorno por este motive durante un largo periodo de tiempo, es muy interesante contar con dividendos en una cartera global. Los bonos convertibles te permiten encontrar una vía en esa dirección.

¿Considera que la decisión que tomó el BCE de comprar bonos corporativos con grados de inversión va a tener un impacto en este tipo de activo?
No directamente, porque no van a comprar bonos convertibles, pero la decisión del banco central va a tener impacto en toda clase de activos.  Sobre todo afecta a los spreads de los bonos porque creo que el BCE está tomando decisiones para mejorar el mercado de renta fija.

¿Es esta la razón para que sus principales posiciones estén en Estados Unidos y no en Europa?
En realidad tenemos bastante equilibrio en nuestras posiciones entre Estados Unidos y Europa en estos momentos. Es verdad que anteriormente  tenía más peso en Estados Unidos, pero dado a que en la actualidad tanto el contexto como las valoraciones han mejorado en Europa la cartera está más equilibrada.

Hablando específicamente de su fondo, ¿cuál es su filosofía de inversión?
Cuando se invierte en bonos convertibles hay que tener en cuenta dos factores. El primero es el crédito porque eso marca la solidez de nuestra protección cuando invertimos a largo plazo. Así que nosotros favorecemos los mejores rating.

El segundo  es la acción. Y con analista de renta variable específicamente buscamos acciones que añadan valor para los clientes.

Las primeras posiciones de su fondo están en Estados Unidos, Alemania y luego en Francia. ¿Por qué?
Porque en Estados Unidos hay mucho crecimiento en sectores como el de la tecnología o en salud. En Europa vemos que en Alemania hay un gran “momentum” para algunas empresas industriales dentro del sector de la robótica. Nosotros preferimos compañías en las que haya crecimiento en este contexto.

La mayor posición en estos momentos es en una compañía llamada Extra Space Storage. ¿Qué le gusta de esta empresa?
Se trata de una empresa que ofrece capacidad de almacenamiento físico tanto a individuales como a empresas. Con el gran número de compañías de internet que necesitan espacio para almacenar, pero no tienen necesidad de tiendas tenemos un gran momentum para este tipo de compañías debido a la gran demanda.
 
En concreto esta compañía es muy grande en Estados Unidos, el año pasado tuvo un buen ejercicio y todavía hay buenas perspectivas para ellas.
 
Además, tienen otros nombres como Fresenius, Deutsche Post o Total. Pero, ¿tienen alguna empresa española en su cartera o están estudiando incluir alguna?
Nosotros hacemos una selección de activos bottom-up; es decir, elegimos compañías que nosotros pensamos que pueden añadir algún valor. En estos momentos hay algunas emisiones de bonos convertibles de empresas españolas, solo unas cuantas pero tenemos una buena posición en Iberdrola. También hay emisiones de Telefónica que nosotros no tenemos porque creemos que están un poco caras. 
 
Pero claramente las emisiones de convertibles de empresas españolas son cada vez más importantes en el mercado.
 
En cuanto al rendimiento de su fondo, aunque otros años ha sido positiva, este año está en negativo. ¿Qué retorno deben esperar los inversores para este ejercicio y en el largo plazo?
 
Se trata de una pregunta con una respuesta difícil. Creo que hay un gran número de eventos que podrían afectar al mercado este año como el Brexit o las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

El primer trimestre de este año ha sido especialmente difícil después de la decisión de la FED en diciembre. Además,  hemos visto fuertes salidas en el mercado de renta variable y otros mercados de riesgo y esa es la razón por la que el fondo tiene una rentabilidad negativa en el año. Pero si todo va bien todavía esperamos un retorno significativo este año de entre un 4 y un 5%. Se trata de algo menos que el año pasado, pero todavía sería una rentabilidad decente. Es cierto que la volatilidad puede ser elevada, pero esa es una de las ventajas de los bonos convertibles porque incluso si tienes una alta exposición a la renta variable, las caídas son menores. De verdad es un buen año para los bonos convertibles.