Los ahorradores españoles tienen cada vez más problemas para sacar un rendimiento positivo a sus ahorros con un sector financiero que exige pagar altas comisiones por productos que, en muchas ocasiones, no son fáciles de entender. ¿Cuál es el panorama al que se enfrenta el ahorrador español? 

Raza Pérez. La situación actual es algo extraña porque nos movemos con una inflación muy alta, por encima del 5%, con unos tipos de interés negativos, algo que lleva muchos años, y esto implica que la preferencia de los españoles por dónde poner sus ahorros, que suele ser depósitos a la vista o de los bancos, están dando 0% de rentabilidad. Y con la inflación del 5% se está perdiendo capacidad de compra. Es importante este problema porque los españoles tenemos más de 800.000millones en depósitos en los bancos y las alternativas, más allá de los depósitos, suele ser el inmobiliario (que en los últimos 10 años, en 15 de las 17 comunidades los precios están más bajos de lo que estaban hace 10 años) y tenemos que mirar hacia la renta variable y la renta fija, es ahí donde intervenimos y queremos proponer una solución. 

¿Qué ofrece Trade Republic para cubrir estas necesidades? 

Kintxo Cortés. Es un tema de acceso y de educación, que la gente pueda plantearse invertir con unas tarifas lo más accesibles y transparentes posible.

Ofrecemos la posibilidad de que cualquier persona, sin mucha idea de los mercados financieros, pueda acceder a los mercados globales con unos costes de operación de un euro, que son costes para cubrir gastos de corretaje, cánones de la bolsa...etc. En cualquier tipo de transacción, en valores domésticos o extranjeros e independientemente del tamaño de la posición. Es un tema de accesibilidad y de dar un servicio lo más transparente posible. 

La plataforma ofrece a los inversores la posibilidad de invertir en acciones, ETF, derivados, …más de 9000 activos con comisiones de un euro por acción. ¿Qué les permite tener esta ventaja en precios? 

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Raza Pérez. Son dos. la primera es que tenemos una tecnología propia desarrollada por nosotros y que es muy eficiente y, en segundo lugar, que nuestra propuesta es para toda Europa. No nos centramos en un mercado concreto y esto nos permitirá tener una base de usuarios muy grande y, los costes que de por sí son muy bajos, se reparten entre una base enorme. Ya tenemos más de un millón de usuarios. Pero es la combinación de un gran alcance con una tecnología que es puntera y no hay otra igual en Europa. 

Además, también ofrecen hasta 3.500 planes de inversión automatizados y personalizados, ¿en qué consiste? 
Kintxo Cortés. Los planes de ahorro son la propuesta de valor más interesante. Si queremos dar acceso a mucha gente a los mercados somos firmes creyentes de que quizás mucha gente tiene conocimientos limitados y quizás apostar por el crecimiento económico a través de planes de ahorro es quizás lo más interesante. El interés compuesto, estar diversificado…. Los planes de ahorro al final dan la posibilidad de que, cualquier persona desde solo 10 euros pueda invertir en acciones o fracciones de acción, ETF o fracciones de ETF de manera periódica y que se pueda beneficiar del interés de sus inversiones.Ahora mismo más sde un 75% de nuestros clientes tienen contratado un plan de ahorro periódico. 

 Trade Republic ha llegado al mercado español para facilitar el acceso al ahorro y la inversión de todos los españoles. Con más de un millón de usuarios y activos por encima de los 6000  millones ¿qué objetivos se han planteado en este mercado? 

Kintxo Cortés. El objetivo es dar acceso sencillo, lo más barato posible y simple al crecimiento económico. 

La compañía es una  fintech privada supervisada por el Bundesbank y la BaFin. El inversor / ahorrador español, ¿qué garantías tiene?  

Raza Pérez. Más allá de que estemos regulados por BaFin y el Banco Central Alemán y aquí también inscritos en la CNMV, los usuarios cuando comienzan a trabajar con Trade Republic lo hacen con una cuenta SEPA a su nombre en la que tiene su efectivo. No son cuentas globales sino que son nominativas en la que cada cliente tiene su propio IBAN. Y más allá de eso, el equivalente al fondo de garantía de inversiones está en Alemania que protege a cada usuario con hasta 100.000 euros por cuenta.