El FMI pronostica que España decrecerá en 2013 tres veces más que lo pronosticado por el Gobierno (-3,2%) y, si no se soluciona la crisis de deuda europea, la prima de riesgo podría dispararse hasta los 750 puntos básicos.

Al hilo de estas consideraciones Rafael Ojeda, responsable del dpto. de inversiones de Miramar Capital EAFI, comenta que “los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Gobierno eran demasiado optimistas, eran los que tenía que presentar para que le cuadraran las cuentas y convencer al BCE y Alemania, pero es complicado cumplirlos”. Además, “ir decreciendo, sin ningún estímulo para la economía española, con un 25% de tasa de paro, con mayor inflación y más impuestos, es un problema muy serio que habrá que atajar”. Así pues, “si se nos va la prima de riesgo 100 pb va a ser muy negativo”. Para retrasar la petición de rescate España se defiende diciendo que tiene la mayor parte de las necesidades de financiación cubiertas, pero es que está pagando mucho por ello. Mejor que no lleguemos a la situación de Japón, donde el 60% del presupuesto va destinado al pago de deuda”.

Aunque España esté al borde del ‘bono basura’ estamos colocando la deuda sin problema, “el problema llegará si nos rebajan la calificación hasta el nivel basura, porque muchos fondos de inversión, por mandato, no podrán comprar nuestra deuda, esto espantará a otros inversores y la rentabilidad del bono español subirá. Además, las compañías también tendrán que financiarse más caro. España puede colocar al 6%, pero las empresas, si tienen que colocar a ese interés, se verán muy atadas para poder seguir dando dividendo a sus inversores”.

Y todo esto “nos lleva al desencanto. "España necesita un rescate y, cuanto antes, mejor. Aguantar nos está generando incertidumbre y hará que siga subiendo la prima de riesgo. La situación es muy negativa: una de cada 4 personas en edad de trabajar, está en el paro, el rescate de la banca va a computar como deuda pública (89% de deuda sobre el PIB), nuestro apalancamiento es excesivo y no creamos dinero… por lo que estamos en una situación muy complicada y, de caer, Italia irá después”.

Mientras, en EEUU, la temporada de presentación de resultados empresariales, “aunque se esperaba mala, creo que no lo va a ser tanto. Probablemente no esté en línea con otros trimestres, porque se ha producido una desaceleración”. Ojeda destaca que “la banca no está dando malos resultados. Esto nos viene a decir que las medidas de estímulo están funcionando, el crédito está fluyendo, la banca empieza a ganar dinero y, por tanto, se incentivará el crecimiento del país”.

¿Qué va a influir en los resultados empresariales? “la crisis europea, el soft landing de China, que las medidas de estímulo de Bernanke funcionen y los mensajes que se den sobre el ‘precipicio fiscal’”. Con respecto a este último tema, el experto cree que “o lo dejarán para más adelante o lo solucionarán, pero no dejarán que el sistema se hunda”.