Nosotros no creemos que haya un problema de inflación en el corto-medio plazo por lo que no habrá presión para que suban los tipos de interés pero lo cierto es que estamos en mínimos históricos por lo que podemos tener un deslizamiento al alza de los mismos. Si suben éstos, los precios de los bonos bajarán y el cupón que pagan los activos es muy bajo, lo que hace complicado que pueda compensar la bajada en precios.

Lo que vemos de la renta fija es complicado: escenario donde los gobiernos están en mínimos históricos, los diferenciales con corporativos han sido exprimidos al máximos, donde los bonos high yield ofrecerán buenas rentabilidades y donde tendremos mejores expectativas serán los emergentes, que llevan aparejada una alta volatilidad.


Hubo un tiempo pasado, en los ´70- ´80 cuando puso muy de moda comprar mucha renta variable de grandes compañías por el dividendo que ofrecían, pero hoy en día el nivel de conservadurismo es enorme y aunque creemos que aquellos fondos que centren en compañías con reparto de dividendos darán una estabilidad mayor en cartera, prevalece el beneficio que da la renta variable, que supone más riesgo.

Es buen año para invertir en renta variable. Los precios de las acciones están muy bajos respecto a los precios históricos la media de las acciones europeas están un 30% por debajo y la españolas en 50%. Estamos en un momento para tener paciencia, no sabemos qué puede pasar mañana y la recomendación que hacemos desde todas las gestoras – paciencia y largo plazo- no es la que se está siguiendo ahora. Los precios están bajos, con una visión a largo plazo ganaremos dinero pero sacrificamos esa rentabilidad futura por una de corto plazo. Hasta que se liberen los temores del inversor español en cuanto a su futuro y tendencia, no veremos grandes saltos hacia la renta variable.


La renta fija lo que nos ofrecerá serán tipos de interés más altos o más bajos, según el activo. Hay una norma económica y es, como tengo más riesgo en renta variable, los dividendos se reflejan contra el diez años y tienen que dar más rentabilidad simplemente por el riesgo que se asume. Si nos metemos en el mundo de la renta variable, nos puede dar un 5-6%, rentaiblidades más interesantes si bien la oscilación de precios puede ser más alta.


Diversificación y paciencia son la clave del éxito en la gestión. Cuando hablamos de renta fija hay que esperar mínimo el plazo para cobrar el cupón. Si unimos estas dos variables por demos tener una razonable rentabilidad. Si conseguimos en 2013 una rentabilidad superior al 3-5% en renta fija, me parecerá un gran éxito.

Aprende a invertir a corto, medio y largo plazo.

En Estrategias de Inversión hemos desarrollado nuestra septima edición del Programa Práctico de  Estrategias de Inversión y Trading para aprender a invertir a corto, medio y largo plazo.

Aprenderás a invertir con profesionales de los mercados financieros y utilizando las técnicas que realmente funcionan a la hora de invertir.
 

Solicita información gratuitamente  y descubre  nuestro programa pensado para inversores particulares.

 

Pide información