Gonzalo Rengifo, director de Pictet AM para España y Latam, describe las oportunidades que ofrece el fondo Pictet Water, una “industria de servicios”, tal y como lo define el experto. 

“La industria del agua y el agua en sí mismo empieza a ser un recurso escaso. Esto supone un reto cada día más importante. El agua es un recurso local, pero se está convirtiendo también en un tema global.

Un tema muy importante, en estos momentos, es la cuestión de la reutilización de agua. Pretendemos dar exposición a los inversores a este tipo de industria tan importante. Está facturando unos 700.000 millones de euros al año, similar al sector farmacéutico”.

¿Qué peso representa el sector público en la industria del agua?
“Los gobiernos juega un papel muy importante a nivel de regulación; segundo porque tienen la labor de garantizar la salubridad y porque, tercero, deben mantener una comunicación muy activa con empresas privadas, que manejan el 12% de la gestión del agua. La expectativa es que alcancen el 20%.

Las empresas privadas ayudan a ganar en eficiencia y se gestiona mucho mejor el esquema de precio y de calidad. Son estructuras muy costosas y públicas, pero la gestión empieza a ser privada. Esto da muchas oportunidades de inversión”.

¿Es cierto aquello de que cualquier riesgo para ustedes no deja de ser una oportunidad de negocio?
“No hay que olvidar, por ejemplo, que el agua es un bien escaso. Tenemos cada vez, además, menos tierra productiva, más sequía, lo que nos debe hacer ser más eficiente. Y todo esto significa mucha inversión en la industria.”

¿Cuál es el universo de compañías que maneja este fondo?
“Hay unas 300.000 empresas de las que sólo el 20% cotiza. Es un fondo de renta variable a nivel mundial.

Clasificamos a las empresas entre operadores de agua y lo que llamamos tecnología del agua. Por ejemplo, en Europa se pierden diariamente 45 millones de metros cúbicos de agua del alcantarillado.

Por otro lado, también sabemos que, en base a datos de la ONU, se necesita una inversión de un trillón de dólares cada año durante los próximos 30 años para mantener los niveles salubres de agua.

Ejemplo de ello es una compañía americana que acaba de salir al mercado que se llama ‘Rotoplas’”.