La tragedia económica continúa en Estados Unidos con los medios de comunicación dándonos una dosis diaria de pronósticos nefastos. Las menciones a una posible recesión también aumentan. De todas maneras, aunque la economía esté sufriendo debido a un descenso en el mercado de la vivienda y a un menor gasto de los consumidores, creo que los inversores no deberían darle la espalda al mercado de renta variable americana. Es el mercado de valores más grande del mundo, ofrece una variedad de inversión sin parangón, más de 5.000 compañías que van de las mayores multinacionales a las pequeñas empresas.
Aled Smith, gestor del fondo M&G American Sólo por esta razón, Estados Unidos ya ofrece un flujo constante de oportunidades de inversión. De todas maneras, creo que las mejores oportunidades las ofrecen las empresas que cada vez más se preocupan por mejorar sus reembolsos de capital a través del cambio. Estos cambios pueden ser de muchos tipos: implementando los cambios internos, tales como la reestructuración, para reducir costes; aprovechando las ventajas de los cambios en la dinámica del mercado, como el incremento de la demanda o la consolidación de la industria, o la inversión en I+D. A través de estos esfuerzos por mejorar, muchas compañías americanas han hecho un gran trabajo, consiguiendo reembolsos y creando valor para los accionistas durante las últimas dos décadas. Esto ha tenido como resultado unos reembolsos de capital que, de media, han sido muy altos. Por supuesto que también hay riesgos. El escándalo de la crisis de las hipotecas basura y la ralentización de la economía hace que las preocupaciones del mercado por el crecimiento amenacen con hacer sombra al desarrollo corporativo. De todas maneras, no creo que el entorno económico suponga un obstáculo para los selectores de valores que se centran en los cambios fundamentales de compañías individuales. Esto se debe a que, centrándose en aumentar los reembolsos, es posible que las compañías generen comportamientos a largo plazo independientemente del entorno económico. Creo que centrarse en una cuidadosa selección de compañías que están mejorando sus reembolsos es el mejor camino para asegurarse retornos positivos para los accionistas. Vista la gran cantidad de cambios que están llevando a cabo las compañías estadounidenses, estoy encontrando un flujo continuo de oportunidades en Estados Unidos que podrían añadir valor al fondo M&G American.