Sara Carbonell, relatinship manager de CMC Markets, habla sobre la situación actual de los mercados y en especial sobre las materias primas y las divisas. 
 
¿Ve viable que en la reunión de productores de crudo se acuerde una reducción de la producción?

Creo que lo que se va a confirmar es la congelación, aunque no es descartable que países, como Venezuela, apuesten por un recorte. En cualquier caso, si existe una congelación, va a ser distinto a lo que sucedió en febrero, ya que esta entonces fue un pacto entre cuatro países y esta vez va a ser entre más. Lo bueno e importante es que en la reunión del 17 de abril van a participar casi el 70% de los productores mundiales, tanto OPEP, como no OPEP. Esto ha sido una batalla entre comillas entre EEUU y Arabia Saudí, ya que EEUU influyó sobre el exceso de oferta con el fracking. Ellos mismos hicieron que disminuyera la demanda porque extrajeron demasiado.

También era comprensible que el año pasado muchos países no dieran el brazo a torcer y ahora sí, por lo que creo que habrá congelación y de aquí a los próximos cuatro meses, esta reunión es lo más importante que tenemos porque puede impulsar los precios del petróleo y cambiar el panorama global, los índices, etc.

Si finalmente lo que se va a confirmar es la congelación en esa reunión, ¿qué es lo que se puede esperar para el precio del crudo?

He leído muchos informes y podríamos estimar niveles de 55 dólares o 65 dólares para final de año. Creo que realmente el verdadero impulso de superar esos niveles no podríamos verlo hasta 2017. También tenemos la parte de la demanda. Si esto ocurre no es descartable a finales de año ver estos niveles.

Otro de los puntos calientes de la actualidad es el mercado de divisas, después de las decisiones y declaraciones de los bancos centrales, y hemos visto una devaluación del dólar. ¿Qué podemos esperar para el euro-dólar?

Es muy complicado. El dólar se está depreciando porque están saliendo muchos capitales, muchos inversores que estaban invertidos en deuda o en renta fija de países emergentes cuando vieron la posibilidad y se pensaba que iba a ocurrir toda esa subida de tipos de interés  e iba a estar todo bajo lo previsto. Ahora los capitales vuelven a salir porque de momento no va a haber subida y eso es lo que está pasando con el dólar. Lo lógico sería que viésemos con el aspecto macro de fondo que el euro se depreciara. Respecto al par creo que para finales de año o para el medio plazo lo lógico sería verlo entre el 1,07 o 1,10. Si nos centramos en el corto plazo es verdad que hay un nivel de soporte en los niveles de 1,13 y es verdad que ahora apunta más hacia al 1,14. Ahí puede haber oportunidades de inversión. Ahora, lo lógico es que volvamos de nuevo a esos rangos. Desde un punto de vista estrictamente teórico tendríamos que haber asistido a la depreciación del euro después de los anuncios del banco central. Es muy importante lo que pase con el crudo y a partir de ahí toda la cadena hará probablemente que al final que el dólar se aprecie de nuevo.

Otra divisa que está en la palestra es la libra: ¿Puede haber más depreciación con la amenaza del Brexit?

Frente al dólar está más inestable por lo que estamos hablando. Frente al euro no es descartable que veamos más hasta que no salgamos de dudas con lo que pasa. Hay un nivel de soporte importante en el cruce libra-euro que es 1,25. Es un soporte que se ha tocado por varios puntos en el medio plazo y creo que parece que se dirige a esos niveles. Otra cosa es lo que pase después.

En este escenario, ¿qué tipo de activos son mejores ahora mismo para apostar de cara al medio plazo?

Creo que lo que hay que hacer es tener diversificada la cartera. Suena muy a palabrería, pero hay que hacer una correcta gestión monetaria y adaptar el nivel de riesgo. Por activos a través de CFDs podríamos acceder a muchos activos. Si después de la reunión de la OPEP vemos impulso en los precios del crudo, muchas compañías ligadas a las materias primas y al crudo pueden mostrar un impulso. En el largo plazo puede haber oportunidades. Desde luego hay que diversificar la cartera. Una de las estrategias puede ser buscar el rand sudafricano con el euro. Está ahora apreciándose y puede generar oportunidades. Lo que es importante es que se diversifique la cartera.

El oro ha tenido el mejor trimestre en los últimos cinco años. ¿Puede seguir siendo una apuesta alcista?

Pienso que sí lo puede ser. Ahora es verdad que se ha quedado un poco lateral, pero es verdad que mientras no cierre por debajo de los 1.210 dólares en principio la tendencia es alcista. No es descartable que se dirija a los 1.300 y cada vez más los bancos centrales están comprando oro físico. Es de los pocos activos que realmente son tangibles. Rusia, Kazajistán, Suiza… están en ello. Eso puede revalorizar la materia prima. Es verdad que desde un punto de vista de demanda se descendió un poco, pero ahora muchos bancos centrales están comprando oro.