Pascal Riégis, director de renta variable fundamental de Oddo BHF AM, explica que invierte en compañías europeas global con grandes ventajas competitivas, algo que no ve ahora mismo en el sector financiero. "Creo que todos los bancos están ofreciendo el mismo servicio a todos los clientes, clientes corporativos y minoristas. Si están brindando el mismo servicio, compitiendo en precios, márgenes... no pueden obtener una rentabilidad superior a largo plazo", comenta el gestor.

Es un momento importante para los inversores en España, para el Ibex 35, donde los bancos tienen mucho peso. Está trabajando con un fondo de pequeñas y medianas empresas en Europa. Sin embargo, usted no invierte en los bancos. ¿Por qué?

No invierto en bancos ni en ninguna otra industria donde no exista una ventaja competitiva. Creo que todos los bancos están ofreciendo el mismo servicio a todos los clientes, clientes corporativos y minoristas. Si están brindando el mismo servicio, compitiendo en precios, márgenes... no pueden obtener una rentabilidad superior a largo plazo.

Es más, están regulados, y hemos visto que la regulación está cambiando hoy para los bancos españoles, por lo que esto es muy competitivo, demasiado competitivo, regulado y con algunos problemas estructurales que resolver debido a las nuevas tecnologías de la información. Las nuevas tecnologías obligarán a los bancos a reorganizarse, para reducir, el enorme oficina trasera ('back office') que tienen. Y, también, debido a la tecnología, toda la banca tendrá que reducir la red, cerrar sucursales y deshacerse de personas. Tienen cambios competitivos y estructurales por delante, regulados, por lo que evitamos invertir en bancos a largo plazo.

¿Cuál es el peor escenario para Europa?

Invertimos en empresas europeas, que nacieron en Europa, con sede en Europa, pero compañías que son globales. Porque las empresas en las que invertimos tienen una ventaja competitiva, tecnología, know-how, marca, lo que sea, y venden en todo el mundo. Por lo tanto, las empresas en las que invertimos, 'midcaps' europeas, realizan más del 50% de las ventas fuera de Europa, por lo que son compañías globales. Y la inversión en una compañía global le permite mitigar los ciclos. Significa que, si el mercado europeo no es tan fuerte, entonces quizás Estados Unidos sea más fuerte, o Asia ... Por lo que estas empresas son menos sensibles a cualquier continente, tienen mayores perspectivas de crecimiento a largo plazo porque se dirigen al mercado global y no solo al doméstico.

¿Cuáles son los principales riesgos que ve para sus fondos, para sus inversiones?

Los principales riesgos que veo son siempre riesgos específicos. El primer riesgo que vemos cuando se invierte en capital es hacerlo en compañías malas; este es el primer riesgo. El segundo sería invertir solo en valores cíclicos o invertir solo en acciones de crecimiento o en acciones defensivas. Una vez más, no queremos hacer ninguna apuesta macro, mitigamos esos riesgos e invertimos tanto en cíclicos como en anticíclicos, en compañías de alto crecimiento y en compañías maduras.

Por lo tanto, el riesgo es invertir en malas compañías y ese es nuestro trabajo, nuestra especialidad, tratar de seleccionar buenas compañías con fundamentos sólidos, con una ventaja competitiva, y con buenas perspectivas de futuro, además de un apalancamiento limitado, porque en recesiones difíciles de pronosticar, si nos vemos atrapados en una recesión, nuestras empresas seguirán teniendo un balance sólido para hacer frente a esos tiempos.

¿Cómo cree que es la salud de las empresas en Europa?

La salud de las empresas sigue siendo buena. Tenemos algunos resultados que son decepcionantes, pero a veces los precios de las acciones bajan antes que los resultados. Una amenaza puede hacer que caigan las acciones antes de que esta se materialice. Hoy en día, la gran decepción, el gran viento en contra al que se enfrentan todas las compañías, las compañías internacionales europeas, cíclicas o no cíclicas, es el mercado de divisas. Hasta el momento, hasta la primera mitad del año, el dólar fue un inconveniente. Ahora, el dólar, en comparación con el año pasado, se encuentra en un nivel similar, por lo que ya no será un problema, pero aun así hay muchas otras monedas que seguirán siendo generando dificultades para el euro y para compañías europeas como la lira turca y monedas de América Latina. Argentina, por ejemplo, y algunos otros, seguirán siendo un obstáculo para las empresas en las que estamos invirtiendo porque son muy internacionales.

Hemos visto en los mercados que, por ejemplo, Peugeot y BMW caen. ¿Le gusta la industria automovilística europea?

Hemos invertido en algunas marcas europeas de la industria del automóvil. Por ejemplo, Faurecia, dedicada a la fabricación de asientos y a los interiores del automóvil.  Más concretamente, en la industria automovilística estamos invirtiendo a través de los fabricantes de neumáticos como Michelin y Pirelli, pero nuestra gran apuesta en la industria automotriz es Michelin. Creemos que Michelin está más diversificado porque está abordando el mercado de automóviles, el mercado de camiones y también el mercado de control aéreo, el mercado minero, la industria aeroespacial y varios mercados más pequeños, como motocicletas o negocios especializados. En el caso de Michelin, incluso si las ventas de coches nuevos disminuyen, los autos están funcionando, y usted tiene que emplear neumáticos nuevos de vez en cuando. Por lo tanto, existe este enorme mercado de recambios que es rentable para Michelin, que hace que Michelin sea más resistente que un fabricante de automóviles exclusivamente.

Hay una empresa importante en ese sector en España, CIE Automotive. ¿Lo conoces? ¿Le gusta?

Se limita al mercado de coches nuevos. Se trata solo de la fabricación de piezas formadas, piezas de carrocería para el coche, para la estructura básica. Es una buena empresa, una empresa familiar bien dirigida. Lo que han logrado es excelente, algo por lo que la familia y los gerentes han sido muy cuidadosos, muy hábiles, muy buenos, pero este no es el tipo de negocio en el que invierto porque no creo que tengan una ventaja competitiva fuerte o una base global, y esta no sería una empresa global en el futuro.

¿Dónde estás encontrando valor en este momento? ¿Sectores? ¿Compañías?

De nuevo, es específico. Nuestra misión es encontrar valor dentro de los cíclicos, es encontrar valor dentro de las compañías defensivas. Pero hoy, el valor, el precio de las acciones más atractivo, será mayor en las áreas cíclicas porque se han visto perjudicados durante las últimas semanas, la industria automotriz, los bienes de capital, etc., por lo que algunos de ellos se han visto perjudicados. Pero, sin embargo, si estamos en una etapa de recesión, sufrirán más pérdidas debido al 'momentum'. Pero hoy, estos sectores ya se han visto afectados y es por eso que podría encontrar más valor, mejor que en el sector defensivo. Pero, sin embargo, no venderemos nuestras acciones defensivas para reinvertir en cíclicos porque deseamos preservar este equilibrio entre cíclicos y no cíclicos.

¿Qué pasa con España? ¿Le gustan las empresas españolas, las de mediana capitalización?

En España, desafortunadamente, no tenemos muchas participaciones porque en todos los mercados bursátiles españoles hay un gran peso de entidades financieras, constructoras e inmobiliarias, empresas de servicios públicos, pero tienen muy pocas empresas industriales, compañías aéreas, compañías tecnológicas, que se conviertan en actores globales en este contexto. Por eso estamos sistemáticamente a la espera en el mercado español.