Christophe Morel, economista jefe de Groupama AM, habla sobre la situación de los mercados y de perspectivas para el 2017 en términos macroeconómicos.
 
¿Cuáles son los grandes retos para el 2017?

Creo que los retos son más a largo plazo. Estamos en un entorno de bajo crecimiento, los niveles de endeudamiento aún son altos, siempre hay incertidumbres… Pero creo que para el próximo año la foto es en conjunto positiva; con unas dinámicas muy positivas ya que la oferta está quedando por detrás de la demanda, con la consecuente falta de inventarios o stocks y por tanto de inversión. Es por esto que esperamos una recuperación de las inversiones, que es algo muy positivo en los países desarrollados y que es muy positivo para el comercio internacional. En resumen, diría que para el año próximo la dinámica es positiva con un ciclo económico de los negocios mejor que en el pasado.

Contemplan un escenario positivo en el plano empresarial, pero en 2016 nos han marcados los eventos políticos. ¿Cree que seguirán moviendo las pautas del mercado el próximo año? 

Es correcto, probablemente el riesgo principal para el próximo año son los riesgos políticos. Con todo, hay que tener en cuenta como decía que a corto plazo las dinámicas económicas son positivas, y en segundo lugar, cuanto más hablamos de estos eventos políticos, menor es la política de ver un “cisne negro”. Eventualmente, existe cierto nivel de precaución en los mercados; las compañías han mantenido un posicionamiento conservador, motivo por el cual como decíamos las inversiones se han visto rezagadas…. Pero también las inversiones en las carteras han sido más defensivas. Cuando se mantiene este posicionamiento, tan pronto como la incertidumbre va dejando paso a una mayor claridad, los mercados normalmente se recuperan. En resumen, sí, los eventos políticos son muy importantes, pero cuanto más se más se habla de ello, más descontado está por los mercados.

¿Cómo podrían actuar los bancos centrales, sobre todo la Fed y el BCE?

En general, los bancos centrales no van a poner impedimentos para la recuperación. Teniendo en cuenta que habrá aumentos en los tipos, esperamos que sean aumentos progresivos. Si se aceleran los endurecimientos, se pueden experimentar un aumento en el Dólar y la FED no quiere correr estos riesgos. En cuanto al BCE, actualmente nos encontramos aún lejos del objetivo de inflación, y probablemente no veremos este objetivo en mucho tiempo. Es por esto que seguimos esperando unas políticas económicas acomodaticias en este sentido, es decir, favorecedora para los activos de riesgo.

Vamos a hablar de emergentes, que están en el foco de los inversores, sobre todo por la toma de posesión de Donald Trump y su política exterior. ¿Temen las consecuencias que pueden tener estas políticas en algunos mercados emergentes?

Existe una relación entre el programa de Trump y México, pero no mucho más. Creo que la historia en emergentes es más específica. Algunos de estos mercados como Turquia, Brasil, India, México… hay historias específicas. En conjunto, esto no es positivo para los emergentes. Probablemente, la situación en Emergentes no es como la que vimos en 2013. La situación es mejor que hace 3 años, pero sí que existen problemáticas específicas para algunas regiones emergentes.

También China, recientemente la organización mundial del comercio la ha reconocido como economía de mercado. ¿Puede cambiar esto algo con respecto a la política y las exportaciones? ¿Qué espera de China?

En china, como en otros países, existe un escenario a corto plazo y otro a largo plazo. A largo plazo, han de ser más abiertos con reformas muy progresivas; en Groupama AM esperamos un crecimiento a largo plazo cercano al 6% o 5.5% en 2018. A corto plazo, la dinámica es más positiva por tema de inventarios y también esto es aplicable para otras economías asiáticas luego no esperamos un shock en China.

¿Qué espera del mercado de bonos? ¿Asistiremos a un sell off en el mercado de renta fija?

No, creo que estamos en un entorno de tipos bajos para mucho tiempo. Es muy interesante ver que hay un desequilibrio entre inversiones y ahorro; la tasa de ahorro es alta debido en parte al envejecimiento de la población mientras que la inversión al mismo tiempo es baja especialmente por los altos niveles de deuda. Cuando hay estos equilibrios, los tipos reales suelen permitir un equilibrio. Como comentaba, el ciclo creemos que es positivo y por esto vimos este reciente aumento en tipos a largo plazo y esto es consistente con la economía pero no esperamos un sell off en renta fija. En Japón o Eurozona aún existe una foto “gloomy” pero cuando tienes tipos aumentando en los mercados de bonos de EEUU, se ve un comportamiento de arbitraje y se compran de nuevo T Notes.

Hay que acabar hablando de la renta variable. ¿Qué expectativas guardan tanto para la bolas estadounidense como para la europea?

En conjunto esperamos algo de crecimiento, no esperamos riesgo de inflación. Las políticas se mantendrán acomodaticias, luego el entorno es positivo para activos de riesgo como corporates en renta fija y renta variable en general. Con todo, mantenemos la foto a largo plazo, que es conservadora, pero no de momento hoy.

¿Por qué sectores apuestan ustedes?

El ciclo de los negocios es positivo y esto debería ser positivo para el sector industrial.