La crisis del coronavirus ha provocado cierta incertidumbre en los mercados, resaltando la importancia de la visibilidad de las compañías. ¿Mejor decantarse por grandes valores o hay oportunidades en las pequeñas compañías?

La inversión global es, sin duda, la mejor solución. Aunque las pequeñas compañías, frente a las grandes, tienen una ventaja histórica. Hay muchísimas pequeñas compañías que no están cubiertas, que no están analizadas y eso supone una posibilidad de encontrar más valor. En cuanto a los datos históricos de los últimos 20 años, las pequeñas empresas lo han hecho mejor. Es cierto que es importante, para invertir en pequeñas compañías, tener una estructura suficiente como para conocer la empresa, ya que tienen menor capitalización.

¿Qué ventajas tiene la inversión en pequeñas compañías respecto a los grandes valores?

La ventaja principal es que están poco analizadas. Para generar alfa y encontrar mejores rentabilidades, tenemos un universo mayor, menos competido. Hay menos analistas mirando ese tipo de compañías y, por lo tanto, es una muy buena forma de encontrar alfa en compañías menos conocidas que las grandes.

Cuando se invierte en pequeñas compañías, ¿cómo de importante es el sector al que pertenecen y el horizonte temporal de la inversión?

Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.

Tanto en grandes como en pequeñas compañías el sector es importante. En las pequeñas, al ser empresas con menor liquidez y menor información, es muy importante tener una capacidad de análisis con analistas experimentados y especializados en empresas de este tamaño. Es muy importante observar el sector ya que, por ejemplo, con esta crisis algunos sectores han sido beneficiados, como la tecnología, y otros, perjudicados. Por eso, también tienen especial importancia en las pequeñas compañías, ya que son menos conocidas y existe una menor información. Por lo tanto, hay que hacer un trabajo de campo de análisis en esas compañías y esos productos, que conlleva mucho esfuerzo y requiere de mucha estructura.

Contáis con el Global Smaller Companies, un fondo que invierte en compañías de pequeña capitalización con poder de fijación de precios con el fin de generar rentabilidad. ¿Qué tipo de compañías forman parte del universo inversor?

Este fondo tiene una ventaja importante. Además de invertir en pymes, estamos hablando de compañías con una capitalización de 500 millones de dólares y 10.000; es un fondo global. Estamos seleccionando compañías en Europa, en Estados Unidos y en todo el mundo. Esto es importante porque, dependiendo del sector y la zona geográfica, esto nos permite llegar a distintas oportunidades. En ese sentido, este fondo está muy posicionado en la actualidad, dada la circunstancia, en compañías industriales y tecnológicas. Nos gustan menos las financieras, porque las pymes, en sectores tan regulados y especialmente complicados, como el financiero, es más difícil encontrar empresas que aporten valor. Por lo tanto, nuestra apuesta principal sigue siendo el sector industrial, el sector tecnológico y en la parte de healthcare también encontramos oportunidades.

¿Consideráis que las pequeñas empresas presentan oportunidades a nivel global? Si tenemos en cuenta la exposición a divisas del fondo, al dólar es superior al 50%...

Cuando gestionamos un fondo global de pequeñas compañías lo que realmente nos importa es conocer el valor de esa compañía, si tiene un servicio o producto diferencial y cómo de sostenible va a ser ese éxito. Dependiendo de dónde esté localizada la compañía vemos si puede haber un efecto divisa, es decir, si estamos hablando de una compañía emergente y cómo se va a traducir eso si hay una evolución a favor o en contra del dólar. Una vez que entendemos que esa compañía tiene estabilidad, desde un punto de vista de divisa, la agregamos al fondo, aunque este, como tal, no toma una misión proactiva respecto a la divisa y no jugamos a intentar identificar si el dólar va a estar más o menos fuerte en unos meses. Consideramos que eso es muy complicado y no aporta valor. Donde nosotros aportamos valor es en identificar esas compañías cuyos EBIDTAs  van a crecer un 20 o 30%, aquellas empresas que no son siempre conocidas o analizadas y que, gracias a nuestros analistas, podemos identificar y agregar a la cartera.

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí