-- ¿Qué consejo daría a los inversores en un momento como el actual?

Hay que mantener la calma, hay que trasladar el mensaje de que en un momento como el actual lo que va a haber es muchísima volatilidad como ha habido también en otros escenarios y lo que hay que hacer es, sobre todo, mantener la calma. Probablemente estemos en un momento en el que hay una incertidumbre sobre qué va a pasar en Ucrania muy elevada y tampoco sabemos a ciencia cierta hasta donde se puede desarrollar el conflicto, si la guerra va a durar apenas unas pocas semanas o esto se puede se enquistar y puede durar meses o el alcance que puede tener todo esto. Lo más probable es que se genere una enorme incertidumbre, una enorme volatilidad y lo hay que hacer es mantener la calma y esperar que las cosas se calmen porque lo más probable es que haya un rebote en las bolsas y todo el sufrimiento que ahora mismo podamos tener en nuestras carteras probablemente dentro de unos meses todo vuelva a su cauce y este todo normalizado. Repito que lo más importante es no entrar en pánico porque eso lo que puede hacer es exacerbar aún más la situación y que las caídas sean aún más pronunciadas.

- ¿Cree que hay que adaptar las carteras a un momento como este? ¿Con qué activos?

Eso siempre, en momentos como el actual nos encontramos con que hay sectores en lo que esta situación les puede beneficiar y otros que claramente están perjudicados por lo que podemos hacer una orientación de nuestras carteras para poder mitigar los riesgos y reducir la volatilidad. ¿Qué sectores? El sector de la defensa lo puede hacer realmente bien, empresas como Lockheed Martin reparte un dividendo que presenta una rentabilidad por dividendo del 2,5%. Socimis (reits) de Wall Street que aporten diversificación a nuestras carteras con una beta muy baja y un dividendo muy elevado. Y también las compañías petroleras en este contexto lo pueden hacer realmente bien con el crudo por encima de los 100 dólares. Las petroleras van a dar pingües beneficios y probablemente haya recomendaciones muy positivas y puede que haya aumentos de los dividendos y esto puede hacer que las compañías suban mucho.

- ¿Qué compañías con alto dividendo ve atractivas en este momento?

Fundamentalmente las socimis de Estados Unidos. Son empresas muy seguras, que tienen una volatilidad relativamente baja y sobre todo que reparten un dividendo muy interesante con un retorno por encima del 7%-8%. Si tenemos en cuenta el contexto actual con una inflación muy elevada realmente necesitamos un dividendo muy elevado para cubrir ese encarecimiento de los precios y que nuestras carteras estén protegidas. Un dividendo del 2,5% de Lockheed Martin podría no ser suficiente para cubrir carteras. Necesitamos dividendos más altos con menor riesgo, por lo que compañías de este estilo lo pueden hacer muy bien. También destacan las ‘utilities’ españolas como Endesa que reparten un dividendo interesante y nos puede proteger la cartera.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

- ¿Qué valoración hace del sector bancario español?

En el contexto actual la situación es compleja. Mientras el Banco Central Europeo (BCE) no suba tipos y quede claramente por detrás de la curva el sector financiero español lo va a pasar mal. En un contexto en el que se han cerrado un montón de oficinas para reducir costes, entendía que podía ser el año en el que el sector bancario podía arrancar y funcionar bien con un incremento del consumo y la apertura de la economías tras la variante omicron pero digamos que todo esto se ha postergado unos meses debido al conflicto en Ucrania. Estaría más enfocado en banca estadounidense porque ellos ya han empezado a subir tipos de interés de una manera significativa y están normalizando la situación. En España estamos un poco por detrás y habrá que ver si Christine Lagarde se atreve o no a subir tipos de interés a final de año, a mi modo de ver entiendo que no lo va a hacer porque la situación de Ucrania ha empeorado claramente las expectativas de crecimiento económico de la eurozona, mientras se ha incrementado la presión inflacionaria. Creo que va a ser complicado que Lagarde suba tipos, algo que sería buena señal para los bancos.

 - ¿Y del sector renovable que está funcionando bien desde que empezó la guerra?

Tengo una opinión encontrada, por un lado lo veo muy bien porque está claro que es el futuro y es hacia donde tienen que ir muchas sociedades, por lo que creo que a medio y largo plazo lo pueden hacer bien. Pero por otro lado hay que reconocer que están caras, tenemos que darnos cuenta que en este momento están obteniendo beneficios de una manera un poco sesgada debido a que el recibo de la luz que pagamos en el cual estamos pagando toda la energía al coste de la energía más cara, que es el gas natural. Si al final este sistema de fijación de precios se cambia y deja de ser marginalista en favor de la última y se pondera de otra manera puede hacer que las compañías renovables tengan que ajustar sus beneficios y no sean tan rentables como lo son ahora. En el futuro son empresas que lo van a hacer muy bien. El futuro es verde, no hay otra.

- ¿Y de las petroleras europeas?

Las petroleras europeas están pasando por un momento extraordinario. Entre las petroleras del Viejo Continente me quedaría con BNP y Repsol. La española ha dado un resultado fantástico y mientras el crudo esté por encima de 100 dólares por barril, va a tener pingües beneficios y lo va a hacer realmente bien. No sé si realmente el precio del petróleo va a poder continuar por encima de 100 dólares mucho tiempo, pero hace unos meses Goldman Sachs y JPMorgan Chase aventuraban antes del conflicto en Ucrania que el crudo acabaría en los 120 dólares por la presión que había en la dicotomía entre oferta y demanda. No había una oferta suficiente para satisfacer la enorme demanda de petróleo que estaba habiendo en el mercado. En este momento en el que puede haber desabastecimiento, con ese 11% del petróleo ruso que deje de estar en el mercado, entiendo que es un muy buen momento para el sector petrolero.