"Cada vez que hemos tenido caídas de los precios de los bonos y subidas de la rentabilidad, la renta variable, en cuestión de días, ha sucumbido con bastante claridad", apunta Pablo García, director de Divacons Alphavalue. La rentabilidad del bono español a 10 años se sitúa esta mañana en el 2,43%, la del bono del Tesoro de EEUU a 10 años se sitúa en el 3,02% y para el bund la rentabilidad es del 1,30%. Ayer, el T-Bond llegó a subir hasta el 3,047%.

T-Bond

Por su parte, el euro está en un nivel de 1,06 dólares y los precios del crudo rondan los 120 dólares.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Todo esto, con la vista puesta en las subidas de tipos. Christine Lagarde tendrá que tomar una decisión que seguramente llegará en julio, aunque en la reunión de este jueves se espera ya un endurecimiento del tono, "ojo, no hacia más hawkish (...), pasamos de unas políticas monetarias ultraexpansivas a unas políticas monetarias expansivas", señala el experto. Mientras no se llegue a un nivel neutral, apunta Pablo García, no podemos hablar de una política restrictiva. 

Y en Estados Unidos, ya se da por descontada una subida de 50 puntos básicos por parte de la Reserva Federal, "no hay que ser adivino, el señor Powell lo está marcando como las líneas de una carretera". 

En este escenario, lo que espera el experto son nuevas caídas de la renta variable, a la espera de nuevos catalizadores "y que sea la renta fija la que esté dando un toque de atención sobre la inflación, la recesión o la estanflación". 

Hay que tener en cuenta también que el conflicto en Ucrania se está estancando y tensionando las relaciones geopolíticas y presionando los precios de las materias primas, "la crisis energética continúa... hemos visto una fuerte subida de los precios del gas en EEUU". La inflación seguirá presente en el medio plazo.