Julien- Pierre Nouen, economista y estratega de Lazard Frères Gestion, explica sus estrategias de inversión en fondos.


¿El BCE ha hecho suficiente?, ¿cree que puede hacer el BCE?
Me gustaría comenzar resumiendo lo que ha hecho el BCE. Rebajar las tasas de interés hasta situarlas cercanas a cero, comenzar una operación nueva para proveer a los bancos de fondos durante un largo periodo de tiempo, sobre cuatro años dependiendo del nivel de préstamos de los bancos. En septiembre anunció su programa de compra de activos, fundamentalmente de ABS y bonos garantizados. Así que el mercado terminó esa última reunión muy decepcionado ya que esperaban que el BCE diera objetivos numéricos sobre esas operaciones.

Ahora nosotros pensamos que el BCE, tal y como dijo Mario Draghi, considera que esas compras son sólo una herramienta para conseguir unos objetivos y no tienen que dar un objetivo per se.

Creemos que el BCE se situará en una situación de esperar y ver las consecuencias de todas estas medidas. Ahora hay gente que espera un QE con compra de deuda soberana de los países miembros, pero nosotros pensamos que el organismo lo utilizará como un arma de último recurso. Necesitaría una nueva recesión, por ejemplo, para comenzar este programa.

El principal objetivo del BCE es que el euro caiga mucho y esto ayudará a la economía.

Teniendo en cuenta esto, ¿cuáles son sus perspectivas para la economía europea de cara a 2015?
Confiamos en que el crecimiento volverá a la eurozona en los próximos meses. Estamos en desacuerdo con los datos presentados por Alemania últimamente. Se observan factores técnicos que explican la debilidad de estas cifras que muestran el descenso de la actividad alemana. Si mira a algunos indicadores por el lado de la demanda como las ventas retail, han sido muy positivas. Los salarios han crecido con fuerza, y esto apoyará el crecimiento de Alemania. También vemos el resto de Europa mejorando países como España, Portugal e Irlanda en los que se han producido grandes reformas que han ayudado a la economía. Nosotros somos más escépticos con Francia e Italia porque son necesarias las reformas estructurales para que la política monetaria tenga una influencia fuerte.

¿Cuáles son sus perspectivas para España y el mercado español?
Nosotros somos optimistas para el mercado español porque observamos que las estadísticas mejoran. Vemos que los indicadores de actividad, como los PMIs, muestran fortaleza. Pienso que España es uno de los países más fuertes en la eurozona en cuanto a PMIs. Nosotros pensamos continuará la recuperación del desempleo, que es muy pronunciado, y esto favorecerá el crecimiento. Así que después de un periodo en el que el crecimiento estuvo muy orientado a las exportaciones, ahora lo vemos más orientado al crecimiento doméstico. Creemos que continuará así y eso será muy bueno para el mercado español.

Se prevé que la FED suba los tipos en 2015, ¿cómo podría afectar esto al cambio EURUSD?
La tendencia que la tendencia que estamos viendo en el EURUSD continuará porque si vemos qué es lo que está afectando el cambio en este par de divisas está más ligado al diferencial de los tipos de interés entre Estados Unidos y la eurozona. En EEUU pienso que la Reserva Federal comenzará a subir los tipos de interés antes de lo que el mercado espera, sobre el segundo trimestre. Esto provocará una subida de los tipos de interés de corto plazo. Mientras que en la eurozona, el BCE mantendrá los tipos de interés en torno a cero durante al menos unos dos años más. El aumento del diferencial entre los tipos de interés aumentará, apoyando la fortaleza del dólar frente al euro. Creo que es muy posible un cambio de 1,20 el año que viene.

De cara a 2015, ¿a qué activos y mercados recomendarían tener expuesta nuestra cartera en 2015?
La subida de los tipos de interés será positiva para la renta fija, pero el activo al que vemos más atractivo es la renta variable. Dentro de la bolsa, la región en la que vemos más valor es la eurozona porque la caída del euro tendrá un efecto muy importante en los beneficios de las empresas y deberíamos ver grandes sorpresas en la presentación de resultados empresariales en los próximos trimestres