- Según sus últimos informes prevén un crecimiento mundial del -2,9% en 2020 y del 3,9% en 2021, ligeramente por debajo del consenso. ¿Cuáles son los motivos que les llevan a ese mayor pesimismo?

Realmente no es un tema de pesimismo; más bien es un tema de cautela. Mantenemos los tres escenarios de la salida de esta crisis con diferentes posibilidades. El escenario base, con una probabilidad del 60%; el escenario pesimista, del 30% y el escenario positivo, del 10%. Lo que hemos hecho ha sido revisar a la baja el crecimiento para el año 2020, pero hemos mantenido intacto el crecimiento de cara a 2021. Esta cautela se deriva porque estamos viendo bastante descorrelación entre el resurgir del mercado financiero, que apunta más a una recuperación en forma de V, y los datos de la economía real. Desde nuestro punto de vista, va a tardar más tiempo en recuperarse y por eso nosotros preferimos ser más cautos. Las políticas que se han hecho hasta ahora han permitido drenar las caídas bursátiles y la recesión; mantener la liquidez en los mercados financieros y el poder adquisitivo en la familia. Lo que nos falta a nosotros son las políticas de reactivación de la economía. A medida que las vayamos viendo, reasignaremos probabilidades o futuros crecimientos de una forma mucho más consensuada.


- La mayoría de casas de análisis prevé que se tardará dos años en recuperar la actividad a niveles pre-Covid. ¿Cuándo creen en Fidelity que estará  la economía mundial funcionando al 100%? ¿Habrá algunos países que repunten en este contexto?

El consenso del mercado es que hasta finales de 2021 no se podrá recuperar los niveles pre crisis. Nosotros hemos hecho unos análisis mucho más detallados, desde el punto de vista de encuestas de los analistas. Hemos realizado encuestas a 194 analistas cada mes desde que se inició esta crisis. En la última encuesta nos dicen que, a nivel general, las empresas les comentan que volverán a un periodo de recuperación, sin contar el efecto covid, en una media de diez meses, siendo China la región que antes va a reactivarse, con una media de seis meses. Si tenemos en cuenta los datos de la economía real, auguramos una recuperación a los niveles pre crisis a finales de 2021. Si bien es cierto que los datos que nos han dado nuestros analistas nos hace ver que lo peor de la crisis del covid-19 lo hemos pasado ya y que hay expectativas de mejora de resultados y beneficios mucho antes de ese finales de 2021.

- Según la última encuesta de analistas de la gestora, tecnología y consumo en EEUU  son los dos sectores que más puestos de trabajo crearán (frente a industrial, que será de los peores). ¿Esto se podría trasladar a la bolsa? ¿Cree que pueden ser buenas oportunidades de cara al largo plazo?

Lo que hemos visto es que la pandemia del covid-19 ha acelerado tendencias que veíamos muy claras, como puede ser todo lo relacionado con el efecto de la economía digital, la tecnología y la disrupción de este sector en todos los ámbitos de la sociedad. Esto se ha acelerado y ha hecho que muchos inversores hayan visto en el tecnológico uno de los sectores de mayor futuro. Tenemos que tener cierta cautela, porque por valoraciones vemos a muchas de esas compañías tecnológicas  caras respecto a los beneficios futuros que puedan tener. Sin embargo, hay otras compañías dentro del sector tecnológico que se han quedado rezagadas, que tienen muy buena generación de ingresos y beneficios, muy buenos productos para poder avanzar en su proyección económica y, sin embargo, y desde un punto de vista de precio no se ha visto reflejado. Nos estamos deteniendo en buscar los ganadores del futuro dentro del sector tecnológico que es uno de los que más beneficiados han salido de la crisis del covid.

Con respecto al sector de consumo, hay que diferenciar entre básico y discrecional. En el consumo básico lo que sí vemos es que hay muchas tiendas a pie de calle en EEUU que van a cerrar y posiblemente no puedan volver a abrir. Eso es un dato muy a tener en cuenta que puede perjudicar al empleo en EEUU. Los  bienes de primera necesidad se han visto refrendados. Desde el punto de vista del consumo de segunda necesidad, estamos viendo cómo aquellas empresas que han desarrollado mucho su plataforma online están viendo reforzados sus ingresos, porque la gente los está demandando. Una cosa muy interesante que estamos viendo es que la gente se está enfocando hacia marcas de prestigio que le dan confort y seguridad. Con lo cual, sector tecnológico sí pero viendo las valoraciones. Ahora mismo vemos valoraciones muy altas en algunas compañías y creemos que otras lo pueden hacer mejor a futuro. Y desde el punto de vista del consumo, analizar primero la base de clientes que esa compañía tiene y segundo, el potencial de venta que tenga online.

- Apenas quedan cuatro meses para las elecciones en EEUU. Con la pandemia en el país todavía sin controlar, ¿cuáles son las previsiones de Fidelity en este sentido?

La crisis del covid-19 ha puesto un palo en la rueda de la Administración del señor Trump, que se encaminaba a las elecciones de noviembre con unos datos macroeconómicos muy fortalecidos, con una actividad empresarial muy robusta y con la tasa de desempleo más baja de la historia. Sin embargo, el covid-19, y la recesión que ha generado, es una traba que va a tener que tener en cuenta. Si miramos el histórico, ningún presidente de EEUU ha vuelto a ser reelegido habiendo tenido una recesión 24 meses antes. Solo Calvin Coolidge en el año 1924 fue reelegido presidente. Este es un antecedente que debemos tener en cuenta, pero Trump pondrá todas sus estrategias desde el punto de vista de reactivación económica para tratar de ser reelegido. También ha posibilidades de que veamos cambios el Senado y que probablemente los demócratas puedan ocupar ambas cámaras. No debemos tener en cuenta las encuestas porque en las últimas elecciones americanas no salieron. Desde el punto de vista de Fidelity no tenemos ninguna predicción de los que va a pasar en las elecciones americanas. Nos enfocamos en el análisis de compañías y en EEUU, en concreto, de las compañías que van a crecer independientemente del ciclo económico en el que estemos. Hay que estar atentos a las valoraciones. Vamos a comprar empresas robustas de crecimiento, pero de precios atractivos. Esa es un poco la estrategia que estamos siguiendo ante la incertidumbre de las elecciones en EEUU.

- Si tuviéramos que hacer una cartera ahora teniendo en cuenta lo que todavía nos queda de incertidumbre para la segunda parte del año, ¿dónde está mirando Fidelity en este momento?

El posicionamiento de las carteras, o dónde está mirando Fidelity de cara al segundo semestre del año es la misma estrategia que hemos seguido desde el principio de esta crisis de la pandemia. En renta variable nos enfocamos en aquellas compañías que tengan balances sólidos y saneados y que tenga generación de ingresos y de liquidez de forma recurrente, independientemente del ciclo económico en el que estemos, con valoraciones atractivas. Nos enfocamos también en las empresas aristócratas del dividendo. Es verdad que no los van a poder repartir este año, pero tienen unos balances sólidos y saludables para seguir creciendo a lo largo de los años.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Compañías de dividendo que históricamente lo han hecho bien son compañías que nos gustan en todo el mundo, EEUU, Europa, Asia. En la parte de renta fija, siendo muy selectivos,  creemos que da muy buenas oportunidades en la parte corporativa y los bonos de alto rendimiento.

No dejaría de lado a la inversión socialmente responsable porque uno de los aprendizajes que hemos sacado de esta crisis es que las empresas se van a dedicar más al todo el tema social. Qué duda cabe que esas empresas lo han hecho bastante bien en la crisis del covid-19. La inversión socialmente responsable es uno de los enfoques que estamos dando en las carteras actuales de Fidelity.