Son palabras del presidente de BBVA, Francisco González. 

En la reciente declaración del Presidente del BBVA sobre el caso Bankia el 24/5 en la Audiencia Nacional, describió la contabilidad de la banca como un “ chicle”.  La citada frase debería de estremecer a muchos y especialmente al Banco de España. si la conclusión a la que llega es esta por parte del presidente del BBVA. Sin embargo, nada cambia, todos siguen en sus puestos y nadie se sonroja, ¿todo esto a que viene?. Viene a que los bancos españoles pueden decir hoy que sus contabilidades reflejan fiel y perfectamente su situación REAL y que están perfectamente saneados y mañana con los mismos datos , que están en quiebra ¿cómo puede ser eso, nos preguntaremos? Si examinamos el caso BANKIA podremos saber la contestación a esta y otras preguntas y ver como la interpretación de unas mismas cuentas pueden tener varios sentidos según quien las analice y por derivación punible perjudica a unos u otros.

Si recordamos un poco de la historia reciente del caso BANKIA vemos que provocó ríos de tinta. Por una parte el  “bombazo de su salida a bolsa” y con posterioridad la reformulación de sus cuentas y la necesaria intervención de la entidad y caída en manos del FROB. Planteado este panorama, las demandas de los accionistas “ banqueros por  engaño” no se hicieron esperar, al sentirse engañados por creer en unas cuentas con todas las bendiciones de los organismos reguladores e intervino la justicia. Por una parte el propietario posterior a la caída, el FROB, y por otra los accionistas engañados. Ante la posible complejidad de las cuentas, la Audiencia Nacional delega en dos peritos del Banco de España el estudio y posterior dictamen de las mismas en su salida a bolsa. Los dos peritos emiten un informe demoledor sobre las mismas e indican que estuvieron maquilladas ( no olvidemos que son peritos del Banco de España.)

Por otra parte el Banco de España en su contestación a las preguntas que le realiza el FROB ( propietario de la mayor parte del capital de BANKIA) en su defensa de la salida a bolsa de BANKIA para la Audiencia Nacional, da por buena la normativa contable empleada por el equipo de RATO en la presentación de las cuentas para sacar Bankia a la bolsa y la posterior reformulación realizada por el equipo de Goirigoizari también. Esto es totalmente contrario a los informes emitidos por los peritos del mismo Banco de España. encargados por la Audiencia Nacional para tal labor, ¿ Cómo puede haber tanta discrepancia entre el personal encargado de estas cuestiones del Banco de España? Porque la única diferencia está en que unos son peritos y firman su informe, y las preguntas del FROB AL Banco de España as firman y dan su visto bueno los Directores Generales del  área encargada de regulación y supervisión. Las normas son iguales para todos. Eso debería ser pero ni de lejos es así. 

La misión de los peritos era ver si las cuentas estaban bien formuladas en su salida a bolsa al Igual que la posterior reformulación, dado que el nuevo presidente de Bankia cambió los exiguos beneficios declarados por el equipo de RATO, por cuantiosas pérdidas, seguramente para cubrirse las espaldas del equipo de Goirigoizari , entre otras cuestiones.

Ya lo explicó claramente el Sr. González a la sazón presidente del BBVA :“la contabilidad es como un chicle”. ¿La clave donde está? En que hay una circular contable que califica como “ créditos substandar o susceptibles de entrar en mora ( sin que lo estén aun) que se aplica a los grupos de créditos en sectores con dificultades (construcción). Si un cliente pertenece a un colectivo de riesgo como la construcción y otros sectores relacionados, aunque no estén en mora –impagadas cuotas por ejemplo, no hay que provisionar---- y además sirven las provisiones genéricas. Pero claro, los directivos bancarios son listillos y refinancian créditos ampliando plazos e importes para que estos créditos estén al día y no en morosos. Esta falacia es la que los peritos destaparon y expusieron en informe como base para indicar que las cuentas estaban mal formuladas y la posterior reformulación daba sentido a sus análisis. Estas dos interpretaciones son las que producen el “chicle”, todo está falacia hace engordar la morosidad real no la contable como ocurrió en la crisis pasada, pero de esta situación eran conocedores las propias entidades, los propios directivos de las mismas y el Banco de España y no se movio un dedo.

Como podemos creer en la veracidad de los criterios del Banco de España  y sus técnicos si no se aclaran ellos dentro del mismo organismo, ni definen las normas con claridad siendo susceptibles de interpretaciones. Creo que no es de recibo que se produzcan estas situaciones porque nos afectan a todos y personas tan cualificadas como el presidente del BBVA ,con una simple frase, expone la cruda realidad de lo que pasa.

Rafael Montava Molina
Consultor Financiero Empresarial
rafaelmontava@hotmail.com