RENTA FIJA Sin señales negativas de inflación en EEUU y la UEM, las curvas de tipos podrían estabilizarse a muy corto plazo. A tenor de la virulencia del repunte en las rentabilidades de la deuda, podrían generarse oportunidades de trading de cara a las próximas semanas (los precios de los bonos podrían corregir al alza), con preferencia por los tramos largos, ya que en la zona corta la robustez del ciclo y unos bancos centrales vigilantes sobre los riesgos inflacionistas impedirán relajaciones en TIR significativas. Desde el punto de vista estratégico, sin embargo, seguiríamos posicionados en duraciones ligeramente superiores al año en cartera, teniendo en cuenta que la prolongación del ciclo expansivo y el riesgo de acumulación de presiones en precios a medio y largo plazo nos impiden pensar que este posible respiro a corto plazo vaya a ser el precursor de un cambio de tendencia sostenido para la renta fija.