Los mercados emergentes están pasando por un mal año por las depreciaciones que se están viendo en sus divisas, en un contexto marcado por la normalización de la Reserva Federal y la guerra comercial emprendida por Donald Trump. Hablamos de la oportunidad que representan los emergentes con Inés del Molino, directora de ventas en España de Schroders.

¿Con lo que ha pasado en los mercados emergentes, sigue habiendo oportunidades en estos mercados?

Llevamos un año en la que de forma generalizada todas las Bolsas están sufriendo una corrección. No podemos olvidar que en los años 80 las economías emergentes pesaban el 20 del PIB mundial. Hoy ya es superior al 40%.

A demás, estas economías carecen de los problemas de endeudamiento y envejecimiento de la población que cargan las economías desarrolladas. Son capaces de ir incorporando la tecnología, la urbanización e industrialización de una forma mucho más agil y rápido que nosotros.

Creemos que en el largo plazo, sí o sí vemos una oportunidad. A demás, no hay que olvidar que si analizamos en este ciclo tan alcista, las rentabilidades anualizadas de los mercados emergentes son superiores a las de la renta norteamericana.

 

¿Qué ventajas puede aportar un enfoque activo cuando invertimos en emergentes?

Nos enfrentamos a un universo dónde el conjunto de países es muy hetereogéneo. Son más de 60 países y tenemos que ser capaces de separar qué es lo que queremos y ser muy selectivos.

Esa gestión activa nos permite poder mantenernos al margen de aquellas Bolsas que puedan estar más intervenidas (hay muchas empresas públicas en economías emergentes). Y el segundo factor en el enfoque activo es porque los criterios de ISR en los mercados Emergentes están muy correlacionados con la rentabilidad.

Tanto para ser selectivos como para buscar los criterios de inversión socialmente responsable es muy necesaria la gestión activa.

 

¿Son para todos los públicos?

Probablemente el tema está en qué porcentaje debemos tener. Y eso se lo debería decir a cada inversor su asesor. Lo que si es verdad es que la gestora ofrece esa oportunidad en distintos modelos y distintas estrategias para que cualquier inversor pueda encontrar esa estrategia que se adapte a los criterios de riesgo y rentabilidad a largo plazo que quiere ir adaptando a la inversión.

Por lo tanto ¿es para todos los inversores? Sí. Necesitaría que el gestor que le ayudase determinase bajo qué estrategia y en qué porcentaje.

 

¿Por qué Schroders cuando pensamos en invertir en emergentes?

Llevamos más de ochenta años gestionando los mercados emergentes con agente local. Es muy importante el análisis centrado en las regiones.

A demás, la capacidad que hemos ido desarrollando con más de cien personas dedicadas única y exclusivamente a los mercados emergentes, nos ha convertido en uno de los cinco mayores jugadores en dentro esta clase de activo.

Es decir, que no solamente la capacidad de análisis que ofrecemos sino el rango tan amplio de productos y estrategias que se ofrece al inversor que se adapta a lo que está buscando para tener exposición a los mercados emergentes.

Somos un socio a tener en cuenta.