De cara al segundo semestre “el panorama seguirá bastante volátil en el mercado pues, mientras que las inyecciones de liquidez europeas tuvieron buenos resultados a principios de año, ahora estamos en una fase mucho más política y con el BCE más pasivo”, explica Bruno Aguilar, director de Edmond de Rothschild AM en España.

En los próximos meses el experto adelanta que “va a haber muchos tiras y aflojas en el panorama político europeo. Por un lado, Alemania seguirá defendiendo su postura pro-austeridad y, por otro lado, estará la política de crecimiento y flexibilidad, defendida por el presidente francés Hollande. Hasta septiembre tendremos poca visibilidad en los mercados pero, al final, ambas partes tendrán que ceder para llegar a un acuerdo”. Además, “el BCE tomará medidas y, en un momento dado de tensión máxima, podría llevar a cabo inyecciones de liquidez”.

 No obstante, “en Europa, la situación de las empresas es muy diferente de la situación de los gobiernos, pues las compañías están, en general, saneadas y tienen buenos resultados”. Sin embargo, “las compañías europeas no están aisladas y dependen también del crecimiento de otras zonas, especialmente de los emergentes. Precisamente es de estos países de los que obtiene mejores resultados en sus exportaciones”.
En este sentido, desde Edmond de Rothschild AM apuestan por “compañías poco endeudadas, que generan importantes flujos de tesorería y que no circunscriben su negocio al consumo nacional, si no que una parte importante de sus beneficios viene de fuera”.

Conforme a estas ideas de inversión, la gestora tiene dos fondos, “El EdRAM Synergy, que apuesta por compañías que pasan por procesos de reestructuración y M&A ; y el EdRAM Selective Europe, ligado a compañías europeas que se están viendo beneficiadas del crecimiento de los emergentes”.

En este sentido, “los sectores más atractivos son los ligados al consumo, automóvil, sanidad y lujo y hemos pasado de unas carteras de dividendo y flujos de capital importante, a empresas más cíclicas”.

EE.UU. está en una mejor situación que Europa, esperamos un crecimiento del 2-2,5% del PIB para este año y este crecimiento va a estar ligado al comportamiento del mercado laboral”. En cuanto a la inversión, reconoce Aguilar que están “más positivos con el sector financiero estadounidense, pues la mejora del empleo puede tener un efecto importante en el consumo, de lo que los bancos podrían verse beneficiados”. 

Mientras que, para los emergentes, “las infraestructuras son un tema clave pues, a medida que aumenta la clase media, este sector se ve potenciado”. No obstante, reconoce que “en China sí se están viendo ciertas burbujas, aunque en la demanda de más lujo, mientras que la demanda de casas, en China, Brasil y Rusia es muy importante”.

En emergentes en EdrAM están más positivos en “Latinoamérica, especialmente en Brasil, donde la bajada de tipos de interés debería dinamizar la economía; también en China, donde nos parece atractivo el tema de los astilleros, la energía y la automoción; y en Rusia”. Mientras que se muestran menos positivos con “La India, que está en fase de reducción del déficit y es un país muy deficitario de materias primas, y con Indonesia, porque tiene una moneda muy fuerte”. 

Con este panorama, un inversor de fondos de renta variable debería tener en consideración un horizonte de inversión de “como mínimo, 2 años”.