La reapertura del mercado de EEUU y algunos indicadores favorables han permitido nuevos máximos históricos del S&P500. Las incertidumbres de Ucrania siguen siendo un lastre para el Euro con el telón de fondo de que Draghi pueda anunciar nuevas medidas expansivas en la reunión del BCE el 5 de junio.
En este sentido olas palabras de Draghi han reforzado aún más las perspectivas de acción monetaria en junio, contribuyendo a la reacción favorable de los activos europeos, especialmente los de la periferia.

Esta expectativa de bajada de tipos en julio sigue lastrando a la moneda única contra la mayoría de los cruces G-10, y en el caso del cruce EURUSD se ha roto el importante soporte en la zona de 1,37 que a su vez implica la ruptura de la directriz alcista que venia dibujándose desde principios de año. En este sentido, estaremos atentos a la vela mensual de mayo que amenaza con “romper de vuelta” la importantísima directriz alcista de más largo plazo dibujada desde el “suelo de Dragui” y que a su vez forma el “wedge” que se observa en el gráfico.

Las mejores perspectivas económicas en EEUU y las expectativas de posibles nuevos estímulos económicos en China impulsan a las divisas ligadas a las materias primas
como el “aussie” australiano o el dólar canadiense. Dada la coyuntura actual del Euro, atención al fuerte direccionamiento o apreciación de ambas divisas en sus cruces contra la moneda única.

Gráfico EURUSD
eurusd


Dada las características de Forex como mercado OTC, es muy importante ejecutar órdenes en Forex con precios reales y directos, de tal forma que la operativa sea anónima como en un verdadero mercado y el broker no sea la contraparte de nuestras órdenes eliminando de esta forma el conflicto de intereses. La posición del broker de Forex deber ser aséptica.