Raúl Álvaro, senior sales de iBroker, repasa todos los aspectos más destacados de la actualidad y habla de dónde se encuentran las principales oportunidades del mercado español.
 

La siguiente cita importante son las elecciones de Francia. ¿Cómo piensa que impactará en los mercados?
 
Viendo los resultados en Holanda y viendo que el partido de Merkel ha ganado en la última semana, desde luego el riesgo político se ha disminuido. Además hemos visto como el diferencial entre el bono alemán y el francés se ha disminuido. A finales de febrero estaba en torno a 80 puntos básicos y actualmente lo encontramos en torno a 60. Está claro que en la segunda vuelta Macron y Le Pen van a ser los candidatos que van a jugarse la presidencia de Francia y todo apunta según las encuestas que el candidato centrista va a ser el inquilino del elíseo. Con este escenario podemos encontrar una continuidad en la senda alcista de la renta variable europea, apoyada también por los datos macro que se están presentando. Y el albor también de una reducción del riesgo político por esto mismo, porque los populismos van a decaer, y un repunte del euro. Por otra parte la posibilidad de que Marine Le Pen sea la próxima presidenta en Francia es más complicado. De hecho las encuestas le dan una probabilidad menor, pero este sería el mayor riesgo que hay en el mercado. Un riesgo en el cual hemos catalogado de apocalíptico que traería más volatilidad, una caída abrupta de la renta variable, se espera entre un 10% y un 15%, y sobre todo que el euro se desplomase con los principales cruces e incluso quizá no llegar a la paridad pero sí a los niveles que hemos visto hace bien poco de 1,03 y 1,04 con el dólar. Por otra parte, este escenario el caballo ganador serían los activos refugio como puede ser el yen y los bonos estadounidenses con la consecuente caída de sus rendimientos. Pero después de ver el Brexit y la victoria de Trump, creo que en este caso no tengamos a Le Pen en el Elíseo y sí pensamos que el escenario principal es el que hemos comentado con Macron como presidente.
 
De ese escenario principal seguimos muy pendientes de las políticas de los bancos centrales. ¿Cómo afectará la reducción del QE en Europa y la subida de tipos en EEUU sobre todo también para el euro-dólar?
 
Desde luego cuando Trump ganó las elecciones a finales de noviembre del año pasado se especulaba con la paridad del euro-dólar y se especulaba sobre todo en este primer trimestre de 2017. Luego viendo cómo está el cruce actualmente vemos que ha ocurrido exactamente lo contrario. Lo hemos visto en 1,09. Por fundamentales vemos que ha cumplido su papel, hemos visto una subida de tipo y podemos esperar dos más. Y si se cumple lo que estamos viendo, gestionando muy bien el timing de esta normalización de la política monetaria a pesar del repunte de los precios y también de algunos datos macro que se están presentando. Se está esperando el impacto de las políticas de Trump. Se empieza a dudar de él y las consecuencias son bastante negativas. Por otra parte, el euro con la salud de la recuperación económica en Europa, con una reducción del riesgo político, llevan consigo que el rally alcista del euro-dólar que hemos visto esté justificado. Además, también después de las palabras de Draghi y lo que dejó caer el gobernador del banco de Austria con una subida de tipos incluso antes de lo esperado estamos viendo esa apreciación. Si vemos por técnico el gráfico, desde que salió Trump de presidente el rango principal en el que se ha movido el euro-dólar es un rango lateral entre 1,080 y 1,0385. Actualmente lo que figura en el gráfico diario es un H-C-H inverso. Hemos tenido hace bien poco una ruptura en falso en máximos anuales y ahora lo que se espera es un retroceso esperemos hasta el soporte de 1,0710 para un posible rebote y que termine de confirmar la figura que estamos viendo. Creemos que un cierre semanal por encima de 1,0887 sería idóneo para que se diese este escenario.
 
El petróleo vuelve al foco de la actualidad. ¿Qué escenario manejan para el crudo con sus últimas caídas?
 
Después de la entrada en vigor del acuerdo entre los países de la OPEP y los países fuera de este organismo a reducir la producción evidentemente hemos visto que el petróleo se ha movido en un rango lateral entre 50 y 55 dólares que hasta hace bien poco ha estado estable. En las últimas dos o tres semanas sí hemos visto saltar las alarmas en el mercado hasta tener un retroceso hasta 47 dólares quizá por un desajuste de la producción. Esto se ha debido a una combinación de factores. En primer lugar, creemos que el compromiso de los países de la OPEP no ha sido tal por parte de los productores, quitando Arabia Saudí. La normalización de la producción en Libia y en Nigeria también ha ponderado y sobre todo el aumento de la producción en Estados Unidos y el aumento de las perforaciones también allí. Debido a que el fracking en estos niveles es rentable. El escenario que nos planteamos es que de nuevo se llegará a un nuevo acuerdo entre los países productores y que el petróleo se estabilice en ese mismo rango entre los 50 y 55 dólares. No vemos un escenario distinto. Un petróleo a 40 dólares no interesa a nadie.
 
Se habla del Brexit de manera oficial. Todo ese fantasma pasó pero se nos viene a la cabeza si las cotizadas con exposición al Reino Unido pueden volver a estar penalizadas una vez que la negociación vaya avanzando y según en qué términos, ¿no?
 
Nosotros lo creemos así a pesar que después de la votación del brexit las empresas españolas con interés en Reino Unido han tenido un comportamiento excelente en bolsa. Dicho lo cual a día de hoy ninguna compañía ha mostrado el coste real que puede tener el Brexit. Y no creo que sea por falta de trasparencia, sino por desconocimiento. A medida que vayamos viendo las medidas que se toman o las relaciones bilaterales que se terminan por ajustar entre el Reino Unido y Europa, veremos el impacto real del Brexit y desde luego las empresas españolas allí no son ninguna excepción.
 
Yendo a otro foco parece que el mundo inversor se fija de nuevo en el sector bancario. Tanto en el español como en el europeo como en el americano. ¿Le parece interesante el sector bancario español para tomar posiciones en este momento?
 
Desde luego creemos que las cotizaciones del sector bancario español durante la crisis han sido literalmente machacadas. En unos casos con razón, pero en otros pensamos que el castigo ha sido excesivo como en el caso de Sabadell o BBVA. Entonces en el panorama que nos encontramos actualmente con la buena situación en Europa, que está remontando y que en España vemos que es exactamente igual, sobre todo con el buen trabajo que han hecho los bancos aumentando ratios de solvencia y descendiendo su morosidad, pensamos que es un buen momento para estar posicionados en este sector. El único pero es que en un entorno complicado con tipos a cero hace muy complicado que el negocio del banco sea rentable. Pero estamos viendo que esta tendencia tiende a normalizarse. Desde luego será un empujón más para el sector bancario español.
 
¿Qué opina de la situación de Popular?
 
La situación evidentemente es complicada. Popular es uno de los bancos castigados. Desde luego el anterior equipo gestor ha hecho una administración bastante mala con ampliaciones de capital que no han llegado a ninguna parte como consecuencia de la dilución de la acción y sobre todo la pérdida de confianza. Entonces, ahora con la llegada de Saracho ciertamente el papel que tiene es bastante complicado. Primero tiene que saber cómo es el balance real de Popular. En cuanto ese balance lo puedan valorar a partir de ahí tomar la mejor decisión para el banco. Entre los escenarios que se plantean son tres. Uno es una fusión con una entidad bancaria española, aunque ahora parece que nadie está interesado en esta idea; luego otra opción es trocearlo por unidades de negocio y liquidarlo, que quizá es la menos probable; y la que está tomando fuerza últimamente es la entrada de capital extranjero, con una consecuente ampliación de capital pero que sea definitivo. A partir de ahí, yo no digo que Popular pueda ser una buena inversión de cara al futuro no exenta del riesgo que hemos estado hablando a los precios a los que está, pero yo no me inclinaría a jugar esa carta y me iría a otros bancos españoles que han hecho su trabajo bastante bien durante la crisis.
 
¿Dónde ve ahora mismo las principales oportunidades en el mercado español?
 
Vemos varias oportunidades del mercado español. Podemos hablar de Telefónica o de Cellnex. Pero por hablar de tres yo me centraría sobre todo en BBVA, en Acerinox y en Ence Energía. BBVA ha tenido u[s1] na revalorización reciente, pero sus múltiplos y ratios se comparan positivamente respecto a la competencia. Luego además se aprecia una mejoría en todas sus áreas de negocio y también sorprendentemente en México por la apreciación del peso. Luego también en España va recuperando su nivel de contribución total. Luego muestra ratios de solvencia y capital permitiéndose para 2017 pagar todos los dividendos a sus accionistas con un bajo payout del 40%.
 
Hablando de Acerinox, se espera un incremento de la demanda en América y Europa de la demanda de acero para 2017 y para 2018. Si aumenta el proteccionismo como puede ocurrir con Trump el sector del acero será bueno para Acerinox y luego las sucesivas entradas en vigor de las medidas anti dumping para el acero chino deberían favorecer sus ventas. Por último la situación financiera de Acerinox es excelente. La ratio deuda neta/Ebditda es de 1,9 veces y no deja de pagar dividendos ni siquiera en los peores momentos de la crisis.
 
Por último, Ence tiene un excelente posicionamiento en el mercado con una cuota de mercado Europa del 10%, vendiendo en este mercado gran parte de su producción. Debido a las estimaciones de la subida de la celulosa observamos que las últimas semanas está recibiendo cada vez mejores recomendaciones de la comunidad de los analistas mejorando las estimaciones sobre el valor.