Amílcar Barrios, analista de fondos de Tressis, analiza el programa QE anunciado por el BCE, las consecuencias que traerá en el mercado y cómo aprovecharlas como inversores




¿Qué opina del QE europeo? Pros y contras que le ve a este programa
La cifra de 1,1 billones de euros ha sido muy alta, por encima de la banda alta que se estimaba, lo que es muy positivo. Además, podría ser aún más si se extiende el periodo del programa más allá de septiembre.

Era un plan necesario para restaurar la confianza en la endeble economía de la zona euro y también para potenciar la inflación y tratar la deflación oficial.

También está conllevando que el euro pierda valor, lo que favorece la competitividad de las compañías europeas y abarata los costes de financiación de las compañías.

Sí que quedan dudas acerca de el 20% de mutualización de la deuda, si es que vamos hacia una verdadera unión fiscal.

También genera dudas el hecho de posiblemente comprar pérdidas al comprar títulos que están en terreno negativo, lo que puede suponer, tanto una pérdida para el BCE y para los bancos centrales de los países.


El BCE sólo asumirá un 20% del riesgo de la deuda que se compre… ¿qué consecuencias tiene esta escasa mutualización?
La Unión Europea es una unión de Estados con diferentes intereses económicos, por eso el 20% mutuliazación ha sido un peaje entre Alemania, distribuyendo los riesgos por temas políticos. El Bundesbank acepta correr con las pérdidas directas de comprar bonos alemanes en negativa cambio de ejercer presión para que otros países se aprieten las tuercas en materia de reformas.

Además, también es un llamamiento por parte del BCE, el gobierno alemán, del Bundesbank y del FMI para que los propios gobiernos de los países –Francia e Italia principalmente- se pongan las pilas de una vez e implementen medidas.

¿Qué activos se beneficiarán de este programa de expansión cuantitativa y cómo nos recomendaría acceder a ellos a través de fondos?
En la renta variable, los activos beneficiados son las exportadoras, ya que el euro más barato impacta positivamente en márgenes y debería reflejarse en las cotizaciones. Además, también beneficia a cíclicos, ya que el BCE ha apuntalado la recuperación. Dentro de los cíclicos, se verán especialmente beneficiados los bancos, que es a través de los cuales se va a instrumentalizar la compra de deuda en 50.000 millones mensuales.

En la renta fija, la demanda superior hará afectará en precio a los tenedores de deuda. Además, en renta fija corporativa también se verá la influencia porque el 50% del índice de renta fija corporativa está compuesto por bancos. Para acceder a la renta fija corporativa nos gusta el fondo Morgan Stanley Euro Corporate.

Si el QE abarata los costes de financiación de los estados, sobre todo europeos, ¿qué oportunidades nos quedan en la deuda pública europea?
Hay que pensar que hay regiones con inflación en negativo, por lo que los tipos reales son atractivos en esos términos.

Preferimos fondos con posiciones en periféricos más que Alemania

Si los bancos van a verse beneficiados por la inyección de liquidez al mercado, ¿es posible que ya no necesiten captar financiación privada, por ejemplo, a través de depósitos, y bajen la rentabilidad de estos productos? ¿Qué alternativas a los depósitos podemos encontrar?
Desde luego, estas nuevas medidas van a afectar a los depósitos y, encima, sigue vigente la recomendación del Banco de España de reducir la rentabilidad de los depósitos. ¿Dónde se puede ir el clientes conservador? Pues a la renta fija europea de corto plazo, tanto privada como pública, aunque tienen que saber que asumen un riesgo extra en comparación con los depósitos. Es una alternativa a corto plazo, que ofrece algo más rentabilidad, aunque con un plus de riesgo.