El 5 de junio se celebró el Día del Medio Ambiente. Precisamente se observa una creciente concienciación con la preservación del Medio Ambiente que se convierte en una oportunidad de inversión, por ejemplo, a través del fondo Pictet Environmental Opportunities, como explica Lorenzo Coletti, senior sales manager de Pictet AM.
 

¿Cuál es el universo de inversión que ustedes contemplan que ofrece la creciente concienciación para la preservación del Medio Ambiente?
Hay que tener en cuenta lo que nos depara el futuro y, en este sentido, hoy somos unos 7.000 millones de habitantes en la Tierra, pero en 2050 vamos a ser 2.500 millones de personas más que van a tener mayor acceso a más recursos que antes, por lo que habrá más consumo de agua, tierra, materias primas… y esto hay que cuidarlo. Si miramos lo que puede crecer este mercado en términos de demanda de bienes y servicios, es de un 6-7% sólo de aquí a los próximos cinco años, aunque podría prolongarse para los próximos quince o veinte años.
 
¿Qué previsiones de beneficios puede dar este mercado?
En teoría el crecimiento del beneficio debería estar en línea con el 6-7% y es un crecimiento superior al crecimiento global de todos los sectores, pues el MSCI Global se espera que crezca un 2-2,5% de media en los próximos cinco años y aquí estamos hablando de un crecimiento tres veces superior.
 
¿La volatilidad de estas compañías es mayor o menor?
Depende de si la regulación va a ir a favor de estas compañías, pues si tienen el viento a favor en este sentido, su volatilidad podría ser inferior. De hecho, actualmente no vemos mucha diferencia entre la volatilidad de una compañía con poca conciencia medioambiental y con otra que sí lo tiene.
 
Ustedes hablan de un doble objetivo, financiero y medioambiental. ¿Cómo podemos lograrlo?
Tiene que ver con que las empresas comiencen a tener una conciencia que abarque políticas de gobierno corporativo y medioambiental que se beneficien de un crecimiento mayor. Por tanto, invirtiendo en estas empresas  nos vamos a favorecer de ambas cosas: de la parte financiera –que sean empresas buenas y con crecimiento- y que respondan a nuestras exigencias de mayor conciencia de Medio Ambiente.

El fondo Pictet Environmental Opportunities selecciona acciones de nueve temas relacionados con los desafíos medioambientales, ¿cuáles son esos desafíos medioambientales?
En este fondo concentramos las 45-60 empresas que consideramos que más van a beneficiarse de estos cambios. En estos años Pictet ha gestionado fondos dedicados a las megatendencias, como el Pictet Water(agua), Pictet Timber (madera), el Pictet Agriculture (agricultura) y el Pictet Clean Energy (energías limpias) y estas cuatro ideas de inversión, que han sido muy exitosas, creemos que pueden ir un paso más allá con el fondo Pictet Environmental Opportunities, que coge las mejores ideas de cada uno.

Hay nueve temáticas dentro, pero las cuatro principales son estas; por ejemplo, con respecto al agua, hay que construir muchas infraestructuras hidráulicas, hay escasez de agua; en cuanto a eficiencia energética, los países desarrollados y emergentes están luchando para que la gente tenga más conciencia con el uso de energía; para agricultura buscamos empresa como John Deere, que fabrica maquinaria agrícola eficiente en el uso de los combustibles…
 
Uno de los segmentos a los que tienen exposición, aunque de forma más residual en comparación con otros, es al de “desmaterialización de la economía”, ¿Qué significa este concepto y por qué se muestran positivos con la evolución futura?
La desmaterialización de la economía es una megatendencia de futuro porque vemos que la economía se está virtualizando, una consecuencia de la mayor tecnología disponible. Gracias a la menor necesidad de tener recursos físicos, vamos a tardar menos tiempo en ciertos procesos y esto conlleva menor utilización de materias primas y más eficiencia.
 
Estamos hablando de un fondo socialmente responsable, ¿qué factores de exclusión e inclusión aplica para conformar la cartera de inversión?
Desde hace tiempo para todas nuestras temática medioambientales siempre hemos aplicado factores de exclusión y no invertimos en temas controvertidos, por ejemplo, en aceite de palma y no invertimos directamente en materias primas. Los factores de inclusión sobre todo son financieros. Lo que queremos es que no sea sólo socialmente responsable, también tiene que ser un fondo financieramente positivo.