Los precios del petróleo ampliaron sus caídas ayer después de que los datos de la Administración de Información de Energía (EIA) de Estados Unidos mostrasen que las reservas de crudo aumentaban por séptima semana consecutiva. 

Tras liberarse el informe de la EIA, los futuros del crudo West Texas Intermediate se situaron en mínimos de dos meses y medio tras alcanzar su nivel intradiario más bajo desde el 27 de agosto.  Los inventarios de petróleo aumentaron hasta los 4,22 millones de barriles, desde los 2,84 millones de la semana anterior y muy encima de los 1,01 millones esperados por el consenso de analistas. Con estos resultados las reservas de crudo estadounidenses se acercan al récord histórico de 4,90 millones de barriles alcanzados el pasado mes de abril.

Además, la OPEP confirmó ayer que se consumirán unos 94,11 millones de barriles diarios de petróleo durante 2016, un incremento del 1,35% respecto a 2015. También informó sobre un aumento excesivo en los inventarios de crudo almacenado.  La Organización de Países Exportadores de Petróleo calcula en el informe mensual publicado ayer, que en 2015 se acabarán consumiendo unos 92,86 millones de barriles diarios y que en 2016 aumentará hasta los 94,11 millones de media por día.



En poco más de una semana los precios del crudo WTI se han desplomado cerca del 13%, el pasado miércoles perforaron el soporte situado en el entorno de los 43 dólares por barril, lo que también supone perder la parte baja del rango lateral en el que estaba inmerso desde finales de agosto, entre la barrera de los 50 dólares y el comentado nivel de soporte.  En el gráfico diario del crudo WTI, cortesía del broker ActivTrades, pueden comprobar cómo se aceleraron las caídas tras la ruptura de los 43 dólares. En estos momentos, ya no hay referencias de soporte o suelo hasta la zona de mínimos anuales, marcados el 24 de agosto en 38 dólares por barril.


David Pina