La situación de la bolsa española es muy similar a la del resto de bolsas europeas, “con caídas del 20-25%, y la problemática no sólo es española sino europea por lo que la evolución de los mercados dependerá mucho de las decisiones políticas que se tomen sobre los acuerdos que pueda haber sobre cómo ayudar a la colocar la deuda pública para que las bolsas tengan una cierta recuperación”, reconoce Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4. Si en algún momento en el consejo de diciembre o reunión del BCE, “hay algún tipo de acuerdo habrá subidas importantes pero hasta que seo esto no se produzca la volatilidad y el miedo seguirán presentes en los mercados”.

La posición alemana respecto a los Eurobonos es comprensible a los porque” llevamos dos años de crisis y en algunos países periféricos - como Italia- habían dicho que iban a tomar medidas de ajuste, incluso el BCE empezó a comprar de forma masiva deuda italiana, y no se llevaron a cabo”. En este sentido es comprensible la postura alemana pero este experto recuerda que también se había dicho que el BCE no iba a intervenir y “si no estamos peor es por la intervención, aunque sea mínima, de la entidad e los mercados. Con lo que es posible que el BCE tome un papel más relevante incluso si Alemania sigue con su rígido discurso de que el BCE no tiene que hacer nada”.


Pero ¿dónde está límite para que el BCE decida bajar tipos o tome medidas más contundentes? Sánchez Quiñones recuera que en Agosto de este año Trichet dijo que no iba a compra deuda ni española ni italiana y pocos días después tuvieron que decir que compraría la deuda necesaria. Desde aquel momento, cuando la deuda superaba el 6.30% la entidad compraba deuda. Y ahora estamos en niveles superiores”. Lo que están esperando todos los inversores es que “el único actor que puede limitar los miedos es el BCE bien comprando de duda o prestando dinero el FMI para que sea este quien preste ayuda a los países con problemas”. Esto no sería un incumplimiento del BCE y sí podría ser aceptado por Alemania.


Respecto a la próxima reunión de la entidad, el director general de Renta 4 “prevé una bajada de tipos pero ahora estamos en un problema más de cantidad que de precio. El problema no es bajar los tipos sino las medidas adicionales que vaya a tomar”. Hoy la prensa internacional expone la posibilidad de que el BCE haga subastas no sólo a un año sino a dos-tres años. Eso sería un alivio a las entidades financieras europeas – que tienen que refinanciar 700.000 millones euros de vencimiento el próximo año-y con los mercado cerrado el único que podría dar oxígeno es el BCE”.

En cuanto haya la más mínima media que suponga una relajación de las tensiones para los bancos, supondrá un rebote. Sin embargo, eso no supondrá un cambio de tendencia porque los problemas están muy vivos. El sector bancario será el más beneficiado.