Según las tensiones que están viendo en Repsol “está más que justificada su caída en bolsa. Ha llegado un momento en que el mercado ve que puede haber una solución pero tenemos que tener en cuenta que casi el 45% de la petrolera está participada por fondos extranjeros, por lo que tanto Estados Unidos como Unión Europea pueden meter mano a Argentina para que revierta la decisión o lo haga de otro modo”, reconoce Ignacio Albizuri, de FX Pro.

Este experto reconoce que no se puede “hacer una acción de forma unilateral y además hay que tener presente que YPF tiene que doblar la producción este año y no tendrá otros competidores que entren en el país”.

Pero ¿en los precios actuales cabe valorar a cero YPF? Albizuri reconoce que no es para tanto pero “llega un momento e n que el mercado descuenta todos estos sucesos y tenemos que estar pendientes de ver cómo a lo largo de las semanas se desarrolla la relación real entre las decisiones políticas y de empresas”. Si lo dejamos en manos de Argentina no estamos seguros de lo que sucederá con esta Repsol, que tiene un desarrollo muy potente.
Para apostar por el valor, “seguro que hay algo rebote. Podría ser un valor a tener en un período corto esperando un retorno de la quinta parte de lo que ha caído”.

Y en toda esta situación, el Tesoro ha colocado 3.100 millones de euros en la subasta a 12 y 18 meses. A pesar de que ha subido el tipo de interés “el mercado ha premiado que la oferta y la demanda hayan cuadrado bien, no sólo en España sino también en Grecia, que incluso ha bajado tipos”. Con esto se ve que no está todo perdido y podemos ir salvando los obstáculos que se nos presentan, no sólo en Europa sino también en Estados Unidos.
Eso por la parte de renta fija por en renta variable existe una divergencia que se tiene que ir corrigiendo. Ellos han subido más con lo que tendrán que corregir y nosotros iremos subiendo poco a poco y reducir el terreno que nos lleva el otro lado del Atlántico.

En Estados Unidos se da por hecho un QEIII, el dólar está cediendo terreno descontando esta impresión de papel que tendremos antes o después. Los datos macro son buenos pero hay que cogerlos con pinzas debido a que la fuerza laboral está mutando, la realidad es que ellos tienen un techo de deuda muy diferente al nuestro pero están muy endeudados por lo que tendrán que reducir la de alguna manera.

El par euro-dólar está en los 1.31 largos y si nos fijamos en el dólar index – que había tenido una subida impresionante- está empezando a ceder terreno lo que favorecer la subida del euro. En los 1.35-1.36 dólares, si no sucede nada, podríamos ver al par.

En el petróleo estamos viendo cómo se ha relajado por varios factores, geopolíticos, el pacto de EEUU e Inglaterra y un aumento de la producción de Arabia Saudí, mantendrá el precio de barril en torno a los 100 dólares, una cifra que nos permitirá crecer y no supondrá un problema de inflación.

Tenemos que ceñirnos a las divisas ligadas a materias primas, dólar neozelandes y australiano, cuyos socios comerciales han visto mermados sus beneficios porque sus socios comerciales se están ralentizando. La mayoría de traders institucionales están favoreciendo esta caída.