bonos_lazard

Ante la incertidumbre, se aconseja a los inversores que diversifiquen sus inversiones para beneficiarse de varios factores de rendimiento en los mercados de bonos. Estas son las 5 estrategias que Lazard Frères Gestion prefiere :

1/ El « High Yield »

La caída de los rendimientos observada en los mercados durante el verano ha vuelto a poner en primer plano la cuestión de los tipos negativos. La deuda pública alemana vuelve a cotizar a tipos negativos en casi todos los plazos (de 1 mes a 20 años). En cuanto a los bonos del Tesoro estadounidense, sus rendimientos están muy por debajo de la inflación. Por lo tanto, la selección del valor por los inversores se paga caro y a menudo resulta en pérdidas.

Por ello, la primera reacción debería ser encontrar rendimientos en segmentos de mercado menos seguros, pero mejor remunerados. Este es el caso de los valores de alto rendimiento, especialmente los emitidos por empresas y no por gobiernos. Todavía hay muchas oportunidades en este segmento de mercado, con un alto riesgo eso si, pero moderado. Hay que recordar que la tasa de morosidad (impago) de las empresas de alto rendimiento sólo debería alcanzar el 2% en 2021 en el continente europeo, según Moody's, a pesar del contexto de restricciones sanitarias. El exceso de rentabilidad que caracteriza a este segmento, combinado con una cuidadosa selección de valores, facilita la cobertura de este riesgo.

2/ La deuda subordinada financiera

En un mismo espíritu, los bonos financieros subordinados ofrecen un atractivo rendimiento adicional a cambio de una mayor volatilidad. Estos títulos, emitidos por bancos de la zona euro, son menos seguros que la deuda senior en caso de impago del emisor. Sin embargo, la mayoría de los bancos de la zona del euro siguen teniendo un riesgo de impago muy bajo, especialmente en la actual recuperación económica apoyada por el BCE.

Por lo tanto, las subordinadas financieras ofrecen una de las mejores combinaciones de riesgo/rendimiento en el mercado de bonos. Los valores más interesantes se encuentran entre los bancos más pequeños, que han visto mejorar su calidad crediticia en el último año. Por supuesto, no debemos olvidar a los bancos en situación de recuperación (en Alemania, por ejemplo) y a las entidades que se benefician del actual movimiento de consolidación (fusiones) que está teniendo lugar en España, Italia e Irlanda. Así, los bancos absorbidos por entidades más grandes pueden beneficiarse de una mejora en la calificación de sus valores subordinados.

3/ La deuda emergente

Estrategias de Inversión

Otra estrategia relevante es la diversificación de la asignación recurriendo a los mercados emergentes. Estos ofrecen varias ventajas, siempre que se sea selectivo. Los bonos de los mercados emergentes, emitidos por gobiernos o empresas, están asociados a rendimientos significativamente más altos que en Europa. Al protegerse de las fluctuaciones monetarias frente al euro, la deuda corporativa de los mercados emergentes ofrece un rendimiento medio superior al 4% anual en el segmento de alto rendimiento.

Estos rendimientos están, es cierto, asociados a mayores riesgos (mayor inflación en los países emergentes), pero no están relacionados con la imagen que tenemos de ellos. Por ejemplo, se espera que la tasa de impago de la deuda de alto rendimiento de los mercados emergentes se sitúe en torno al 1% este año, frente al 2% de los países desarrollados. Y por una buena razón: las empresas de alto rendimiento de los mercados emergentes están entre dos y tres veces menos apalancadas que sus homólogas occidentales. Sin embargo, hay que tener cuidado con algunos riesgos específicos relacionados con esta clase de activos (políticas de China, riesgos sanitarios relacionados con los bajos niveles de vacunación). La deuda de los mercados emergentes ha tenido un rendimiento inferior desde principios de año y debería mantenerse en una proporción moderada en una cartera diversificada.

4/ Bonos americanos indexados a la inflación

Por último, la subida de los precios al consumo en Estados Unidos (+5,4% en 12 meses en julio de 2021) ofrece oportunidades en el segmento de los bonos ligados a la inflación. Los TIPS (Valores del Tesoro Protegidos contra la Inflación), emitidos por el gobierno de Estados Unidos, ven aumentar su valor cuando sube la inflación.

Durante el primer semestre de 2021, estos valores tuvieron mucho éxito en los mercados y pueden seguir siendo relevantes en el contexto actual. Sin embargo, hay que tener cuidado con el riesgo de "normalización" de la inflación: una caída del índice de precios al consumo sería un escenario adverso para los titulares de estos títulos. De ahí la importancia de destinar sólo una pequeña parte de la asignación a esta estrategia, con la idea de proteger la cartera contra el escenario de un aumento prolongado de la inflación estadounidense.

5/ Optar por una duración baja o negativa

De manera más general, inmunizar una cartera contra el aumento de la inflación significa optar por una baja sensibilidad a las variaciones de los tipos. Por lo tanto, es interesante optar por valores de corta duración, es decir, con una fecha de reembolso relativamente corta. Esta estrategia es pertinente en el segmento de grado de inversión (los títulos más seguros, muy sensibles al riesgo de subida de los tipos de interés), pero también es interesante en el segmento de alto rendimiento, donde los rendimientos a captar siguen siendo más elevados y donde la clase de activos ya es, por su propia naturaleza, menos sensible a una subida de los tipos de interés.

Por último, algunos fondos pueden optar por una duración negativa: esta práctica equivale a una apuesta bajista sobre el valor de los títulos en circulación. Esto significa que el inversor obtiene un beneficio en caso de subida de los tipos de interés, en lugar de ser penalizado. Este enfoque se ha hecho cada vez más popular en el sector de la gestión de activos en los últimos años y puede aplicarse tanto en fondos de bonos puros como en fondos mixtos "multiactivos" diversificados en acciones y bonos.

Estas diferentes estrategias se complementan entre sí y, juntas, permiten construir una cartera diversificada para aprovechar las mejores oportunidades del mercado.