La actualidad de EEUU se centra en la atención sobre los tipos de interés, ¿cómo puede afectar en los principales índices de WS?

Lo más probable es que en la reunión de septiembre Yellen suba los tipos de interés. El mercado tiene descontada una subida de 0,25% y cada vez son más los “halcones” que hablan de una subida inminente porque la situación macro no justifica que no se produzca. Sin embargo, siempre hay la posibilidad de que se posponga a diciembre si hay alguna sorpresa internacional. En el corto plazo, no debería sufrir la bolsa por esa circunstancia.

Se miran otros factores como lo que sucede en China, ¿de qué manera puede afectar a EEUU?
La fortaleza del dólar es evidente que continuará porque la situación económica de EEUU es superior a la de la UE. En el caso de la devaluación del Yuan, tiene gran importancia porque la devaluación de la divisa ha venido porque el crecimiento interno no es como esperaban y las perspectivas son más pobres, necesitan empujar la economía. China exporta más pero perjudica a todos los países que exportan a China, con lo que desde el punto de vista económico tiene una importancia para EEUU.

El S&P500 se ha movido con lateralidad, ¿cómo lo ve hasta final de año?
Creo que seguirá en lateralidad. Es posible que tenga un empujón arriba si deciden subir los tipos pero si no lo hacen, no creo que vaya a venir un cataclismo. No creo que vaya a haber un desplome y caiga un 10-15% como vaticinan pero sí puede ocurrir que las compañías americanas, con la guerra de divisas, se vean perjudicadas y esto haga que el índice sufra.

Hablando de compañías americanas, Apple sorprendió negativamente. Últimamente ha recorrido a la baja en bolsa. ¿Hay argumentos sólidos para no preocuparnos?
Apple ha caído, si creemos que hará un pull back a la media y volverá a subir en bolsa, es un buen momento para entrar. Apple es el tercer productor en China, está en entredicho el éxito comercial del Apple Watch y, como es una máquina de ganar dinero, siempre se ha sido muy optimista en las previsiones y tarde o temprano se termina agotando. Tenemos que centrarnos en que es una compañía estable, saneada pero como todas, tiene competencia y tiene que ajustar su cuota de mercado.

Google anunció un cambio de estructura. Ahora será Alphabet, ¿de qué forma puede afectarle este cambio?
Me perece lo más inteligente que puede hacer. Se ha convertido en un monstruo que tiene demasiadas divisiones y me paree lógico que creen divisiones independientes que coticen en el mercado. Ahora tendrán que ver qué empresas o conglomerados van bien y cuáles no, permiten la entrada de accionistas en divisiones cuando antes tendrían que entrar en el conglomerado. Y además, la suma de la parte es más que el global. Es el paso lógico y un acierto.

La caída del petróleo sigue generado expectación en los mercados ¿hasta dónde puede caer?
No creo que mucho más. Lo que antes se pensaba es que había caído por castigo a Venezuela y Rusia y ahora hay algo más: si finalmente se normalizan las relaciones con Irán, éste producirá y exportará petróleo de forma más activa, con lo que una mayor oferta de petróleo no puede hacer que el precio del petróleo suba. Habrá una estabilidad del precio. Es positivo para regiones como Europa, pero es un elemento deflactor positivo. Pero para economías como Rusia es un drama aunque con eso hay que vivir.