Miramos a Ucrania y a los movimientos de Wall Street tras el anuncio de sanciones comerciales por parte de EEUU y Europa. ¿Cómo está viendo los índices?

Todo va a depender del grado de hostilidad de Rusia. De momento parece que es menos grave de lo que cabría pensar en un principio, aunque en función de cuáles sean los acontecimientos que se vayan desarrollando puede cambiar en cuestión de minutos. En cuanto al aspecto técnico, en la jornada del martes vimos como ya se producía un hecho peligroso y es que el S&P500 cerró por debajo de los mínimos que en precios de cierre nos había dejado el día 27 de enero. Si bien es verdad que el nivel clave a tener presente es la zona de los 4.210 puntos, fueron los mínimos del 24 de enero y al mismo tiempo es el 0,382% de Fibonacci de lo que fue todo el último gran impulso canalizado que comenzó a mediados de octubre de 2020. Por lo tanto, es un nivel clave cuya pérdida probablemente va a traer añadido un escenario de continuidad bajista.

Algo similar sucede en el gráfico del Nasdaq 100, que también en la jornada del martes perdió los mínimos que había visto a finales del mes de enero. Y esto en principio no transmite buenas sensaciones. La zona clave a vigilar es los 13.700 puntos; fueron los mínimos del 24 de enero. Aquí la caída está siendo superior que en los índices más tradicionales como S&P o Dow Jones. 

En el caso del Dow Jones, también en la jornada de martes perdió los mínimos en precio de cierre que habíamos visto a finales de enero. Nivel a vigilar: 32.880 puntos.

Por contra, el Nasdaq Composite no perdió el martes los mínimos en precios de cierre. Y el de Semiconductores de Philadelphia se quedó bastante alejado de esos mínimos, con lo cual la pregunta clave ahora mismo es: ¿son estos dos los índices divergentes dentro de un escenario de continuidad bajista o son por contra aquellos que están resistiendo y que quizás nos hagan prever que lo que ha sucedido en el resto de índices es solo una ruptura bajista en falso? Faltan pocas jornadas para que comprobemos un escenario u otro.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El petróleo vuelve a superar los 90 dólares y se mueve al alza al calor de la tensión entre EEUU, Europa y Rusia. ¿Estamos cerca de ver la cotización en esos 100 dólares que muchos vaticinan?

Sin duda. Simplemente porque estamos también en los niveles más altos desde 2014. Por tanto, la repuesta es sí. También cabe pensar que si el conflicto no se radicaliza o que durante un par de jornadas tenemos buenas noticias que nos hagan albergar esperanzas de que no haya un conflicto armado importante, a lo mejor lo vemos retrocediendo hacia la zona de 85. Pero por otro lado, y a mí me sigue pareciendo mucho más lógico un escenario de continuidad alcista, en cuanto veamos precios de cierre por encima de 95, lo normal es que continúe escalando y con bastante violencia y con un próximo objetivo en el entorno de los 108 dólares, ese realmente es su objetivo, y ahí estaríamos hablando de una subida de un 15-16% con respecto al precio actual, lo cual va a tener un impacto significativo también en la inflación en caso de que se produzca. Por contra, niveles que nos permitirían empezar a pensar en un relajamiento del precio serían solo por debajo de 85, que fue el nivel que en su momento tanto tiempo le costó superar y que una vez logrado ha derivado en subidas bastante verticales.

En España, estamos a punto de llegar al final de la temporada de resultados de las cotizadas del Ibex 35. Con un selectivo que se mueve en el entorno de los 8.500-8.600, ¿cuáles son los siguientes niveles clave a partir de aquí?

Por la parte de arriba, es evidente que la zona clave son los 8.900, un nivel que se perdió en noviembre del año pasado y en el que no hemos visto al índice por encima de nuevo. Y por supuesto los 9.200 o 9.300, pero ahora mismo eso parece un tanto alejado, porque incluso con buen escenario a nivel mundial, sobre todo del conjunto de los índices, en ningún momento el Ibex 35 ha sido capaz de sobrepasar esos niveles. Los niveles claves a vigilar son: el primero es 8.400 porque su pérdida en precios de cierre llevaría aparejada pérdida de niveles contundentes en el caso del DAX o del Euro Stoxx; de hecho, en el DAX esa pérdida clave ya se ha producido, ese nivel clave era los 14.800 puntos y se perdieron ya y lo que estamos viviendo no es más que un pullback para seguir cayendo y solo niveles sostenidos por encima de 15.000 me harían abandonar ese escenario. Siguiendo en el Ibex 35, certificar de alguna manera que entramos en un escenario muy bajista solo con precios de cierre por debajo de los 8.240 que es el límite de seguridad y con el que podríamos ver caídas significativamente superiores a las que estamos viendo en estos momentos.

¿Cuáles son, en su opinión, las apuestas más seguras de este Ibex 35 a día de hoy?

Creo que bien pocos, por no decir ninguno, de los títulos si se confirma el escenario de continuidad bajista serán capaces de sustraerse a esas caídas y moverse de manera autónoma y en el sentido contrario. Destacaría la posibilidad de que Repsol, en sintonía con un petróleo que supuestamente va a seguir subiendo, puede hacerlo muy bien; en todo caso, si Repsol permanece por encima de la zona de 11,30, técnicamente también da para pensar que puede seguir haciéndolo bien. Telefonica mientras aguante por encima de 4,20 también puede ser una buena opción. Y la verdad que en principio pocos títulos más tendrían la posibilidad de hacerlo bien. Lógicamente el hecho de que el sector bancario español sea capaz de hacerlo de otra manera distinta a lo que está haciendo en el corto plazo, pasa porque el propio índice sectorial bancario europeo vuelva a recuperar, y cuanto antes, los niveles que no debió perder para pensar que podría seguir haciéndolo muy bien, y esos niveles aun quedan relativamente lejos. Con lo cual, hablaría exclusivamente de esos dos, Repsol y Telefónica, y con los stops mencionados, ya que por debajo será señal además de que el Ibex 35 ha perdido soportes al igual que el resto de los índices europeos y tengamos que pensar en cómo protegernos e incluso como ponernos cortos.