Es inevitable mirar la partida de provisiones a la hora de buscar un significado de los resultados de las entidades. Y es que no nos podemos quedar en el hecho de que veamos que un banco ha reducido un 35% su beneficio, si no que tenemos que ir más allá y tener en cuenta las provisiones de buena parte de sus activos tóxicos y créditos concedidos a promotores e inmobiliarias. Soledad Pellón, estratega de IG Markets asegura que el gobierno ha exigido un esfuerzo mayor en este sentido y además veremos desinversión en los activos inmobiliarios en los próximos meses.

Son ellos precisamente, los bancos los que podrían duplicar las peticiones en la próxima subasta del BCE. Las previsiones vienen por el hecho de que vayan a pedir cerca de un billón de euros al BCE a tres años, lo que es una buena noticia “porque aunque se puede interpretar por el lado de que si necesitan tanto dinero la situación es complicada, con ese dinero conseguirán afianzar sus balances”. Lo primero es algo descontado por los mercados pero lo importante es que eso acabara fluyendo al consumidor final o hasta las pymes, algo sobre lo que hay dudas. No obstante, “lo que es cierto es que reforzará sus balances y se utilizará para comprar deuda”.


Es complicado que Grecia llegue a un acuerdo esta semana porque no nos creemos mucho la “supuesta” prisa que tienen en renegociar la deuda. Es complicado ponerse de acuerdo cuando hay tantos intereses ocultos. Hay muchos tenedores de deuda que tienen los famosos CDS e igual no les interesa hacer una quita ordenada porque acabarán cobrando estos seguros. Además la quita debería ser del 70%, un porcentaje muy grande en el que cualquier inversor privado no está dispuesto a aceptar a cambio de nada.

Portugal tiene una situación muy complicada porque desde que pidiera su rescate ha recibido bajadas de rating – Moodys, Fith y el último S&P- y ahora se encuentra con una triple calificación de bono basura que le deja al margen de cualquier inversor institucional. A Portugal le han exigido medidas de austeridad muy fuertes que ha cumplido pero que le han llevado a una recesión absoluta y sin medidas expansivas será difícil que salga de este agujero. Cada vez se especula más fuerte sobre una reestructuración de la deuda de Portugal, lo que no significa que sea otra Grecia, pero es cierto que le esperan unos meses/años complicados.

Hemos visto una divergencia importante entre los índices mundiales. Nos ha penalizado mucho el tener una fuerte composición de bancos. El CAC-40 o el DAX tienen una posición más fuerte en automovilísticas o sector industrial. Dado que se han comportado bien, han cogido más carrerilla a comienzos de año , algo que no han conseguido ni los bancos españoles ni Telefónica.

En el euro-dólar estamos viendo el movimiento lateral que da poco lugar al análisis, salvo decir que la subasta del BCE es una inyección de liquidez encubierta y podría devaluar el euro. Nos fijaríamos en otras divisas, como el dólar Neozelandés , con una tendencia alcista desde finales de 2011 que podría continuar y podemos seguir aprovechando.