Después de las informaciones sobre la investigación que están haciendo a Renault por un posible fraude de emisiones de gases el valor se desplomó en los mercados. ¿Qué se podría hacer a partir de ahora?

 
La suerte no ha acompañado a Renault en términos bursátiles en las últimas horas. Los mercados respondieron rápidamente a los rumores provocando caídas en el valor de hasta un 20% por la investigación a la compañía sobre un posible fraude en algunos de sus motores en cuanto a sus emisiones de gases.

Los inversores rápidamente identificaron esta información con lo que sucedió en Volkswagen y la cotización de las acciones de la firma francesa en bolsa respondió inmediatamente. Muchos inversores ahora se preguntan qué es lo que se puede hacer ante tal ruido de mercado y cuál es la recomendación a seguir si tenemos títulos de la empresa en cartera.

En este sentido, hay gestores de fondos de inversión que tienen exposición a través de algunos productos a Renault, como es el caso de Tressis Gestión, y por eso una visión de una firma de análisis de esa dimensión siempre resulta importante analizarla. Es decir, sobre qué se puede hacer si tenemos Renault en cartera.

Así, Jacobo Blanquer, consejero delejado de Tressis gestión, comenta que tienen “exposición a Renault en acciones aunque no en todos los fondos de renta variable” y que “el peso está actualmente entre el 2% y el 3%” dentro de su cartera. Tal y como analiza mantienen “exposición a Renault”, después de conocerse las informaciones que han salido a la luz”.

Según su opinión nos encontramos ante un caso completamente diferente al que sucedió con Volkswagen. “Incluso el gobierno francés salió a decir que no había un escándalo tipo el de Volkswagen… Además la cuota de mercado en Estados Unidos es prácticamente cero y sus ventas se centran en el entorno europeo”, explica.

La comparativa con la automovilística alemana es, en efecto, un factor que ha preocupado especialmente a los inversores, pero para Blanquer es algo completamente distinto. “Estamos ante un caso completamente diferente al de Volkswagen, donde sí se reconoció y demostró el trucaje”, comenta.

“De hecho la misma Dirección General de la Energía y el Clima considera que el proceso que se ha puesto en marcha no pone en evidencia el fraude en los vehículos por lo que no creemos que haya razones de peso para creer que estamos ante un caso de fraude”, desgrana Blanquer.

“Esperamos a ver lo que decía la compañía y esta desmintió todas estas acusaciones (…) Además el gobierno francés también salió a desmentir que hubiera un sistema fraudulento en sus motores y por eso estamos más tranquilos al respecto”, añade.

Entonces, ante esta situación y viendo las correcciones que han sufrido los títulos con unas pérdidas importantes, ¿sería recomendable comprar o mantener? “Tampoco recomendamos comprar, sino que apostamos por mantener a la espera de nuevas noticias”, expone Blanquer. “Seguimos creyendo en la solvencia en la compañía, y pensamos que se encuentra entre las que están a la cabeza del sector en Europa, y hasta que no se demuestre lo contrario apostaremos por ella”, termina.