Calma chicha en el Mar Negro, en Crimea después de que las fuerzas rusas hayan puesto punto y final a sus “maniobras” en la zona. La situación aligera el peso de las bolsas, que hoy suben aliviadas.
 
El S&P 500, inicia la sesión con alzas de más de un 1%, lo que ha llevado al selectivo a tocar máximos históricos intradiarios. No está solo, la bolsa rusa sube más de un 5% y el rublo se recompone frente a varias divisas. Todo lo contrario a la situación que vivíamos ayer.

Pero a la vista de los acontecimientos, si hay una cosa clara es que la situación aún no se ha resuelto, sobre todo por la importancia económica y geopolítica de la zona. La diplomacia ya ha puesto sobre la mesa la posibilidad de tomar medidas como sanciones económicas contra Rusia, que ya ha amenazado con hundir el dólar y cortar el suministro de gas a Europa. Por no hablar de que también afectaría al petróleo y algunos productos agrícolas.

A la espera de que se imponga la diplomacia y el sentido común, ¿nuevos episodios de caídas en bolsa podrían ser oportunidades de compra?

Para JP Morgan
“el caso base que está contemplando la mayor parte del mercado, implica que si la situación no se complica y las tropas rusas no entran en Ucrania más allá de Crimea, que no hay cortes de suministro de gas a Europa, que el FMI/EU/US ayudan para que no haya default de Ucrania, y que las sanciones a Rusia son leves permitiendo a los bancos rusos seguir funcionando con normalidad con sus contrapartidas de bancos extranjeros. Si se cumple este escenario (en el que todo sale bien) la corrección es una oportunidad de compra, pero un resultado distinto a este, llevaría correcciones adicionales en los mercados”.

Muchas cosas deben, por tanto, salir bien a partir de ahora. Entre otras, el rescate a Ucrania por parte de la comunidad internacional. Los analistas del banco de inversión afirman que “podríamos ver un acuerdo de financiación una vez pasen las elecciones presidenciales del 25 de Mayo”.

Los economistas señalan que Ucrania necesitará 12.000 millones de dólares sólo este año si Rusia decide suspender su línea de financiación. Y recuerdan que el FMI habría hablado de liberar 1.000 millones del año, con lo que el resto podría tener que salir de las arcas de Estados Unidos y Europa.

Vencimiento bonos ucranianos


José Luis Martínez, estrategia de Citi, señala que “Claro que USA y la zona EUR podrían movilizar fondos. El primero a través del Fondo de estabilización y el segundo a través del Fondo de asistencia- Macro asistencia - Préstamos a medio plazo, bajo la garantía de acojerse a un programa del FMI”. A medio plazo, según este experto, estaríamos hablando de 35.000 millones.

Creen que las ayudas del FMI vendrán condicionadas de medidas de austeridad. “Si todo sale bien, Ucrania podría tener un PIB de -1% en el 2015, y luego incluso por encima del +5% en el 2016. Una variable importantísima para que este escenario se cumpla es que Rusia no introduzca tropas militares más allá de Crimea”, apuntan desde el banco de inversión.

La campaña ucraniana tampoco va a dejar indemne a Rusia. Los analistas de la entidad han rebajado ya sus estimaciones de crecimiento para el país desde el 1.8% hasta 0,8% para el 2014, y para el 2015 desde el 2,5% hasta el 2,0%.

Los analistas reconocen que este escenario no recoge que se vayan a implementar fuertes sanciones a Rusia y asume que las exportaciones de gas y crudo a través de Ucrania no se ven afectadas.

En opinión de estos expertos, “los efectos para el resto de Europa Central deberían ser moderados siempre y cuando el suministro de gas no se interrumpa durante un tiempo considerable. Hay que destacar que en estos momentos un tercio del gas que recibe Europa es ruso, el 27 % del crudo, el 24 % del carbón y el 30 % del uranio.

gas natural unión europea


En Citi recuerdan que “más allá del impacto (negativo) a muy corto plazo, la geopolítica genera desconfianza hacia aquellos países que pueden tener un perfil de tensiones si no similar, no tan diferente. Miren alrededor”, aconseja el experto.

msci rusia y emergentes


Entonces, ¿qué estrategia de inversión seguir en este contexto?

¿Qué estrategia es la más adecuada en estos momentos?
Para Tomás García Purriños, analista de Consors, “la estrategia para entrar en los mercados la estableceríamos saliendo de USA y centrándonos en la eurozona en dos sectores en concreto como recursos básicos y utilities. También nos gusta el inmobiliario a través de un ETF de rates. " 

El experto también recomienda "una posición diversificadora, como pueden ser las materias primas, que están rebotando en el corto plazo y que se verían favorecidas por la volatilidad en los mercados”, explica el analista.